Renault abre otra línea de motores de gasolina que compartirá con Nissan y Daimler

Factoría de Motores de Renault en Valladolid. /J. G. C.
Factoría de Motores de Renault en Valladolid. / J. G. C.

La planta de Valladolid fabricará un nuevo propulsor el Energy 1.3 TCe que se monta con cárteres de la factoría de aluminio inyectado que se inaugura el lunes

Julio G. Calzada
JULIO G. CALZADAValladolid

La factoría de Motores de Valladolid, campeona en la producción de propulsores de diésel para el Grupo Renault y para una parte de la alianza con Nissan y con Daimler, comienza a rolar hacia la fabricación de modelos movidos con gasolina y que reducen los parámetros de emisiones contaminantes exigidos por las normativas europeas. La planta vallisoletana ha puesto en marcha una segunda línea de producción de motores de gasolina, una noticia que tenía previsto anunciar el lunes próximo, durante la visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a las instalaciones vallisoletanas, pero que adelantó en septiembre en una comunicación interna, precisaron ayer fuentes laborales de Renault.

La factoría vallisoletana, que en los dos últimos años ha batido récord de fabricación sucesivos, superó los 1,5 millones de motores fabricados por año, pero los cambios en la normativa han provocado una ralentización de las dos líneas de las que salen los propulsores diésel y una activación de las que montan los de gasolina, de las que hasta ahora solamente había una para el motor H5 que en 2011 abrió para Renault Valladolid la línea Energy. La adjudicación de este producto formó parte del primer plan industrial firmado por la empresa para España tras alcanzar un acuerdo social con sus trabajadores en los años más duros de la crisis económica.

La línea H5 de motores Energy era la única que ahora se producía en Valladolid donde hasta 2015 también se fabricaron los motores de gasolina denominados H4 y K4.

El nuevo motor Energy 1.3 TCe que fabricará la planta de Motores de Valladolid.
El nuevo motor Energy 1.3 TCe que fabricará la planta de Motores de Valladolid. / RENAULT

El nuevo modelo adjudicado a Valladolid y que se presentó este año en el Salón del Automóvil de Ginebra tiene el nombre técnico de HR13 y sale al mercado como el Energy 1.3 TCe, inicialmente con tres potencias distintas. Lo montarán tanto el modelo Scenic como el Captur, anunció la firma del rombo en el mes de diciembre último tras más de 40.000 horas de ensayos. Ha sido elaborado tanto para la Alianza Nissan Renault como para la alemana Daimler. La recuperación de una segunda línea de fabricación de propulsores de gasolina en la factoría vallisoletana de Motores ha sido posible gracias al incremento de la flexibilidad, precisaron las fuentes, y afianza la carga de trabajo de una planta que inicia el viraje hacia productos de emisiones reducidas. Con la segunda línea la fabricación de motores cambiará el balance actual, que en 2017 fue de un millón del diésel 1.5 DCi y medio millón de los Energy de gasolina. La previsión es que los propulsores para este combustible más ligero llegue al millón de unidades fabricadas en breve, mientras que el gasóleo ralentice su producción.

Inauguración

La entrada en actividad de esta línea tiene mucho que ver con la inauguración, el lunes, de la fundición de inyección de aluminio, acto al que acudirá el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, junto con el director general adjunto del Grupo Renault, Thierry Bolloré.

Esta planta, cuya construcción se logró con la adjudicación del tercer Plan Industrial (2017-2020), elabora el cárter de cilindros para motores de gasolina de la factoría de Valladolid. En ella trabajan en la actualidad cerca de 150 empleados. Los planes de Renault serían que el centro contase con una cifra que rondará los 200 efectivos una vez se active la segunda fase y se pueda albergar una mayor actividad.

En junio de 2017, el director de Fabricaciones del Grupo Renault y presidente de Renault España, el vallisoletano José Vicente de los Mozos, apuntó que se arrancaría con cuatro líneas de inyección (dos más de las previstas) y con cien trabajadores fijos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos