La Audiencia verá el caso de una joven de Tudela de Duero, lesionada y secuestrada por el hombre con el que convivió un mes

Imagen de la sala de vistas de la Audiencia de Valladolid, donde tendrá lugar el juicio el lunes. /M. Á. SANTOS
Imagen de la sala de vistas de la Audiencia de Valladolid, donde tendrá lugar el juicio el lunes. / M. Á. SANTOS

La víctima sufrió varias heridas que precisaron atención médica

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Jamás imaginó una joven de Tudela de Duero que el hombre al que conoció a finales del pasado año, y que tenía 15 años más que ella, la iba a someter a tal situación de violencia en tan poco espacio de tiempo y en su propio ámbito doméstico. Una conducta agresiva por la que permanece ingresado en prisión provisional a la espera del juicio, que se celebrará este lunes 15 de abril en la Audiencia Provincial de Valladolid.

Tampoco conocía los antecedentes violentos de José Antonio R. G. que le habían llevado a pasar por los juzgados, y en especial por el de Violencia sobre la Mujer.

Hasta en tres ocasiones había sido condenado este hombre, la última de ellas por sentencia firme el 12 de noviembre de 2018, el mismo mes en el que ella había decidido avanzar en su relación sentimental con el agresor.

La joven aceptó la propuesta de ser su pareja a comienzos de noviembre, y no puso obstáculos para que José Antonio se fuese a convivir con ella desde el sábado 24 de noviembre.

Pero doce días después, en la tarde del 5 de diciembre, su compañero inició una discusión con ella y agarrándole por el cuello comenzó a golpearle dándole puñetazos y patadas en la cara. La violencia sobre la mujer fue de tal grado que, según la acusación de la Fiscalía de Valladolid, la llegó a arañar y cortar varios mechones de su pelo.

El parte médico tras ser atendida recoge una herida iniciso-contusa en la ceja izquierda, la rotura de un diente central, una herida por abrasión en las zonas cervical izquierda y derecha, hemátomas en la rodilla, en el mentón, en el muslo derecho, la muñeca y en los bíceps y tríceps derecho e izquierdo, además de arañazos en el antebrazo izquierdo.

La herida en la ceja necesitó de tratamiento quirúgico con puntos de aproximación, mientras que la fractura dental la obligó a acudir a un odontólogo. Por todas estas lesiones, la víctima tardó en curar 10 días. La herida de la ceja le ha dejado una cicatriz., por lo que está pendiente de recibir un tratamiento estético.

Secuestrada durante 10 horas

Pero lo sucedido la víspera del puente de la Constitución no iba a quedar allí. El acusado, de 49 años y condenado anteriormente por un delito de lesiones en el ámbito de la violencia de género, y por delitos de coacciones, leve de daños y de robo con violencia, después del episodio agresivo en la casa decidió atar con unas cuerdas los pies y manos de la joven, a la vez que para evitar de que gritase en su propia vivienda la metió un trapo en la boca.

Tras dejarla en ese estado retenida, decidió llevarse el coche de la mujer, un Peugeot 308, dejando a J. A. inmovilizada por espacio de unas 10 horas.

Sin embargo, sobre las dos de la madrugada del día de la Constitución, el hombre se vio obligado a regresar a la vivienda de Tudela de Duero como consecuencia del accidente que tuvo con el turismo. Y en ese momento optó por desatar a su víctima herida.

Según relató en su declaración ante el juez de Violencia de Género y la fiscal que ha ejercido la acusación, sobre las cuatro de la madrugada, cuando el agresor dormía en la casa, J. A. tuvo tiempo de llamar a su madre para explicarle lo sucedido. A partir de ese momento, la Guardia Civil intervino deteniendo al maltratador, que fue ingresado horas después, el 7 de diciembre, en la cárcel donde permanece.

Aunque la Fiscalía de Valladolid ha solicitado por este episodio de maltrato ocho años de prisión por detención ilegal, en concurso con un delito de robo, y otros cuatro años y ocho meses más por las lesiones causadas a la víctima, y la defensa del acusado pidió la absolución inicialmente, su letrado ha pactado una condena conjunta de seis años (tres por cada delito).

Por ello, los tres magistrados de la Sección Cuarta de la Audiencia de Valladolid celebrarán este lunes la vista oral sin que se produzcan las declaraciones, tanto del acusado como de la joven de Tudela.

A José Antonio, tan solo se le preguntará si acepta los hechos y la sentencia condenatoria de conformidad, para acto seguido conducirle de nuevo a la prisión.

Se mantendrá, además, la prohibición durante 10 años de aparoximarse a menos de 500 metros y comunicarse por cualquier medio con la mujer, que inició una relación sentimental con él sin conocer su pasado violento.