Rehabitar inicia la restauración del convento de San Bernardino de Cuenca

Restauración de la cubierta de la iglesia./M. G. M.
Restauración de la cubierta de la iglesia. / M. G. M.

Hoy se organiza la I Constelación Benéfica por Tierra de Campos para recaudar fondos y poder afrontar la segunda fase

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁNCuenca de Campos

La Fundación Rehabitar ha dado un paso muy importante al iniciar la restauración del convento de San Bernardino de Cuenca de Campos, uno de los objetivos que se había marcado en su constitución en el año 2017. Desde hace semanas se lleva a cabo la primera fase del proyecto con las obras de recuperación y consolidación de la cubierta del coro alto de la iglesia, que se había derrumbado, «con la amenaza de dañar y destruir un alfarje policromado del siglo XV, que todavía conserva el edificio», según explicó la directora de la Fundación, Izaskun Villena, quien subrayó que «la ejecución de este tipo de obra dinamiza la economía local y contribuye a la creación de empleo, no solamente en Valladolid sino en las provincias vecinas de la Tierra de Campos». Además, en la intervención se ha recuperado la estructura de acceso al coro alto, en el que una de sus esquinas de tapial ha tenido que ser reforzada con una estructura.

Así se encontraba la cubierta antes de las obras.
Así se encontraba la cubierta antes de las obras. / M. G. M.

Con un plazo de dos meses, la intervención, que llegará su fin en los próximos días, ha contado con un presupuesto de 80.000 euros, que ha sido financiado por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente. En este sentido, Villena destacó que la entidad ha acudido a la financiación privada, en forma de préstamo-puente a cero por ciento de interés, para poder satisfacer los compromisos económicos y el trabajo de los distintos gremios, proveedores y empresas que han participado en las obras hasta que la administración cumpla con su compromiso económico.

Este viernes, con motivo de la entrega de la segunda edición de los premios Rehabitar, la Fundación organizará en la iglesia de Santa María del Castillo la I Constelación Benéfica por Tierra de Campos, que se centrará en una cena con el fin de recaudar fondos para abordar la segunda fase del proyecto, pero también para dar la oportunidad de compartir experiencias de un año cargado de actividades e iniciativas.

La gala, que cuenta con la colaboración especial de la Fundación Prada a Tope, se iniciará a las 20:00 horas con las palabras de bienvenida, antes de que se entreguen los premios y tenga lugar la cena, en la que no faltará el pichón escabechado como emblema gastronómico de Tierra de Campos, pero también del proyecto de la Fundación Apadrina un Palomar.

También habrá música en vivo, sorteo de regalos, una subasta de una obra de arte original y una antigüedad y música en vivo; y los más pequeños dispondrán de un monitor de ocio y tiempo libre. Todos los interesados podrán disponer de un servicio de microbús a la demanda. Las inscripciones para poder participar en la gala se pueden realizar, al precio de 30 euros, en www.rehabitartierradecampos.org, y existe fila cero para todos lo que quieran colaborar en la iniciativa. La directora de Rehabitar recordó que «la aportación económica a una fundación sin ánimo de lucro conlleva beneficios fiscales».

Izaskun Villena subrayó que «los premios Rehabitar tienen como fin reconocer la transmisión de los saberes desde la experiencia del oficio de los maestros-albañiles que han sabido fomentar y divulgar su conocimiento durante años», añadiendo que son «un premio al compromiso, a la solidaridad, a la generosidad y al saber hacer».

El convento de San Bernardino de Cuenca de Campos es un edificio del siglo XV, aunque posee partes de épocas anteriores. Realizado en estilos gótico, renacentista y mudéjar, conserva todavía yeserías del XVIII en la capilla mayor y un artesonado mudéjar en otra de sus capillas. Perteneció al primer condestable de Castilla, Pedro Fernández de Velasco.