La redistribución de terrazas en Valladolid llegará este año a Cantarranas, Coca y Parque Alameda

Terraza en la Plaza de Cantarranas. /Henar Sastre
Terraza en la Plaza de Cantarranas. / Henar Sastre

La ciudad suma ya 1.508 montajes, casi el doble que antes de la Ley Antitabaco, y con un aumento paulatino de los veladores hasta los 48

Lorena Sancho
LORENA SANCHOValladolid

Los hosteleros de las plazas y calles con mayor número de terrazas serán este año los próximos en tener que adaptar la ubicación de sus montajes para favorecer el tránsito de peatones, evitar molestias por ruido y procurar no interferir en accesos a garaje. Entre el listado de prioridades sobre las que actuará el Ayuntamiento en las próximas semanas se encuentran los espacios al aire libre de las plazas de Cantarranas y Coca, así como el paseo central de Parque Alameda, donde han surgido «ciertos conflictos por quejas vecinales» que Urbanismo quiere solventar antes de que el calor apriete y el montaje de mesas y sillas sea generalizado por toda la ciudad. En concreto, según explica el concejal, Manuel Saravia, en la plaza de Cantarranas se han registrado quejas por la interferencia de las mesas y sillas en algunos vados, mientras que en el entorno de la plaza de Coca y en el recorrido central de Parque Alameda el conflicto se encuentra en la ocupación del espacio y en la ubicación de las mismas, «pues en algunos casos incomodan para el tránsito de personas», matizó. «Poco a poco iremos abordando todas las de la ciudad porque la reorganización será generalizada, pero vamos a dar prioridad a las plazas y calles con gran afluencia, por ejemplo más adelante le tocará a la zona de la plaza de Poniente», matiza el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia.

La ordenación implicará una nueva colocación de mesas y sillas y el ajuste del montaje al espacio global de toda la plaza. Es decir, que si hasta ahora las licencias se concedían teniendo en cuenta cada establecimiento de forma individual, ahora se hará a partir de un estudio de todo el espacio de la vía. «Se tendrá en cuenta el conjunto de las terrazas que hay para valorar como una única unidad y así se tendrán que ajustar al espacio que hay en toda la plaza, no solo teniendo en cuenta la propuesta de cada establecimiento», añade.

La nueva norma se contempla en la revisión de la ordenanza municipal (en fase de estudio por parte de la Asesoría Jurídica) pero el Ayuntamiento no esperará a aprobarla para aplicar esta fórmula a la hora de conceder las licencias. De hecho, ya el pasado año comenzó la reordenación de terrazas en las plazas de los Arces y en el entorno de la catedral, donde redujo el montaje de algunos de los establecimientos y redistribuyó algunas de las mesas para facilitar y mejorar la movilidad de peatones. «Se suele hacer por motivos de interés general y siempre intentamos llegar a un consenso, aunque sabemos que a veces no se logra», añade Saravia.

Renovación de licencia

Detrás del propósito del Ayuntamiento de reordenar estos espacios está el crecimiento en el número de terrazas, que este año está previsto que alcancen los 1.508 montajes. Pues aunque son casi 700 las que han renovado en plazo (terminó a primeros de abril), hay numerosos hosteleros que habitualmente pagan la autorización y después pasan a recoger la distribución más tarde (es cuando se contabiliza la entrega de la licencia) o quienes, incluso, optan por pagar la licencia más adelante pese a que ello suponga el abono de un recargo.

El número que maneja Urbanismo es el más elevado de los últimos años, con un incremento progresivo tras el 'boom' de solicitudes con las que los hosteleros quisieron dar respuesta a los efectos de la Ley Antitabaco. De tal forma que hace ocho años había 839 autorizaciones de terrazas en Valladolid frente a las más de 1.500 que se autorizarán este año. El pasado año fueron 84 los nuevos montajes que ocuparon las vías y plazas de la ciudad, mientras que en este 2019 ascienden, de momento, a 39.

La revisión de la ordenanza, la tercera para esta norma municipal desde el año 2011, no se prevé que pueda estar lista antes de que culmine el mandato. Si bien, prestará especial atención a los veladores o terrazas con estructura permanente y semipermanente, que ya suman 48 en Valladolid, siete más que el pasado año. Unos elementos sobre los que Urbanismo quiere actuar para «equilibrar su impacto en el espacio urbano», de tal forma que podrían incluso pasar a regirse por una fórmula jurídica similar a la de los quioscos, por un periodo determinado de años.