Reconocen la jubilación anticipada a un empleado al que la Seguridad Social se la negó tras un despido

Edificio de la Seguridad Social en la calle Bostón. /GUILLERMO NUEVO
Edificio de la Seguridad Social en la calle Bostón. / GUILLERMO NUEVO

La ley establece el derecho cuando se acredite que se reclamó la indemnización

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha reconocido el derecho de un trabajador vallisoletano a poder jubilarse anticipadamente, respecto a la edad prefijada en la ley, después de que el Instituto Nacional de la Seguridad Social se lo denegase y tuviera que recurrir a los tribunales.

El organismo estatal le rechazó, en julio de 2017, la jubilación por cuanto aunque había recibido la indemnización correspondiente derivada de la extinción del contrato de trabajo, no había presentado la demanda contra su anterior empresa.

Según los hechos probados recogidos en el fallo, en agosto del 2015 el empleado recibió la carta de despido objetivo sin lograrse avenencia en el primer acto de conciliación con la dirección, en la Oficina de Trabajo de la calle Santuario. Por este motivo, promovió una demanda en un Juzgado de loSocial 2 de Valladolid, donde se alcanzó un acuerdo en la mediación con la letrada de Justicia, el 9 de febrero de 2016.

Por la misma, la empresa aceptaba la improcedencia del despido desde agosto de 2015, y ofrecía a su exempleado 15.840 euros, de los cuales 8.700 euros lo eran en concepto de indemnización. El pago de estas cantidades se haría en 35 mensualidades (452 euros cada una) y hasta marzo de 2016.

Jubilación anticipada

Cuatro años antes.
La ley establece como requisito tener cumplida una edad que sea inferior en 4 años, como máximo, a la edad que en cada caso resulte de aplicación.
En el paro.
Estar inscrito en las oficinas de empleo como demandante los seis meses anteriores.
33 años e indemnización.
ener un período mínimo de cotización efectiva de 33 años. Además, el trabajador acreditará haber cobrado la indemnización derivada de la extinción del contrato, o haber interpuesto demanda judicial.

Sin embargo, después de este periodo, el afectado solicitó la jubilación anticipada a partir de una base reguladora de 1.356 euros mensuales, un trámite que la Seguridad Social recurrió en enero de este 2018 por entender que se incumplía un apartado del artículo 207 de la LGSS, referido a las causas en las que un cotizante se puede acoger a esta prestación.

El letrado del Instituto Nacional argumentó la existencia de un posible fraude en el acuerdo con la empresa, al no demostrar que había interpuesto previamente una demanda judicial contra la misma, aunque sí se reconocía que hubo una conciliación de ambas partes en el Juzgado de lo Social 2. Sí que se aceptaba, no obstante, que el empleado cumplía con la edad de cuatro años antes a los que le correspondería para prejubilarse, así como tener al menos 33 años cotizados.

Años de cotización

La ley establece también que en estos supuestos a los afectados se les aplicará un coeficiente reductor a la pensión que les correspondiese, a partir de tener menos de 38 años cotizados.

En su sentencia, en la que reconoce el derecho del trabajador a la jubilación anticipada, el TSJ recuerda que éste cesó por una causa ajena al mismo, cumplía los seis meses como demandante de empleo en una oficina del Inem, y el 14 de septiembre de 2015 presentó demanda para reclamar la indemnización por despido, aunque la misma concluyera en autos por conciliación.

«Cierto es que la exigencia del percibo de la indemnización es alternativa a la de presentación de demanda por despido, y si se ejerció la acción por despido por el recurrido, aunque concluyera por conciliación (...), se genera el derecho a la jubilación anticipada», dicen los jueces.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos