El recluso multirreincidente acusado de un robo con escalo pacta un año y un día de cárcel

Sala de la Audiencia de Valladolid./R. G.
Sala de la Audiencia de Valladolid. / R. G.

Aprovechó que hacía un curso fuera de prisión para entrar en una vivienda trepando por el tendedero

El Norte
EL NORTEValladolid

La Audiencia de Valladolid ha impuesto una condena de un año y un día de cárcel a Jorge Luis I.G, el recluso con un largo historial delictivo por robos con fuerza que el pasado mes de abril, aprovechando la realización de un cursillo fuera de prisión entró en una vivienda con el propósito de apoderarse de todo aquello que tuviera algo de valor.

El encausado, para quien el fiscal solicitaba inicialmente una condena de dieciséis meses de cárcel, se ha reconocido autor de un delito de tentativa de robo con fuerza, por el procedimiento de escalo, en casa habitada y se ha conformado con una pena de un año y un día de privación de libertad, condena que ya es firme, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Con un largo rosario de condenas en Castellón, Las Palmas, Santander, Almería y Valladolid, refundidas todas ellas y que situaban en junio de 2021 su libertad definitiva, el ahora condenado, aprovechando que este año pernoctaba en el Centro de Inserción Social (CIS) de Cañada Real y realizaba un cursillo de formación en la Caixa, se presentó el 28 de abril en una vivienda del barrio de La Victoria, donde accedió a uno de sus pisos.

En concreto, tal y como el propio acusado ha reconocido, trepó por los tendederos del patio interior, y accedió al interior por una ventana que se encontraba abierta, si bien fue sorprendido por los moradores cuando se hallaba en el pasillo de la vivienda, lo que le obligó a huir de forma precipitada por la puerta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos