Quinientos escolares llenan el centro de Valladolid con sus disfraces de carnaval

Participantes en el desfile escolar de Carnval celebrado este viernes en Valladolid. / HENAR SASTRE

Cinco colegios protagonizan un desfile donde la conciencia ecológica ha servido de guía para la confección de vestidos

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

Había abejas y contenedores de basura, medusas envueltas en plásticos y vestidos elaborados con material reciclado. Cerca de quinientos escolares han participado este viernes por la mañana en la segunda edición del pasacalles de Carnaval convocado por el Ayuntamiento para acercar al casco histórico la creatividad de los centros escolares.

La banda de la Escuela Municipal de Música abrió un pasacalles que discurrió desde la Acera de Recoletos hasta la Plaza Mayor, donde tuvo lugar la fiesta final en la que participaron los escolares. El colegio Parque Alameda participó con un montaje en el que alertó del incremento de los plásticos en los océanos. «Durante todo el curso trabajamos un proyecto de conciencia ecológica que se llama Re-creando el planeta y el Carnaval es una forma de mostrárselo a la ciudad«, indica Rebeca Martín, profesora de sexto B. Los chavales de cuarto fueron disfrazados de peces, los de quinto representaban la amenaza de contaminación que se cierne sobre el mar, reflejado en los disfraces de los estudiantes de sexto.

La vertiente ecológica ha estado presente también en los disfraces de otros colegios. El Íñigo de Toro lo ha hecho a través de vestidos de abeja. «En el centro hay un proyecto de responsabilidad colectiva para el cuidado del planeta. Tenemos contenedores en el patio, se fomenta el reciclaje y los alumnos que tiran de forma adecuada los 'tetrabrick' del almuerzo reciben una pegatina como premio«, asegura Charlo Llorente, profesora de tercero, quien acudió disfrazada de apicultora, junto a un enjambre de abejas como muestra de la diversidad ambiental.

El colegio Rafaela María, en la calle Fray Luis de León, también mostró su proyecto de 'smart school' vinculado con el reciclaje. «A lo largo del curso planteamos actividades vinculadas con el ahorro de energía, los jardines verticales, tenemos nuestro propio centro de compostaje y dedicamos una hora a la semana para hablar de ecología y cuidado del medio ambiente«, asegura Lourdes Castro, directora del centro. Los alumnos de sexto acudieron al desfile disfrazados de diferentes tipos de contenedores, para acompañar a los alumnos de los cursos inferiores, vestidos con trajes de materiales reciclados.

En el desfile de Carnaval también participaron los estudiantes del centro de educación especial El Corro, con sus disfraces de Harry Potter. Jorge Román y Ana Cuéllar, profesores, destacaron la importancia de integración de este tipo de actividades.

La comunidad del Cardenal Mendoza aprovechó la celebración en este 2018 del Año de las Lenguas Indígenas para representar una expedición al Amazonas, con animales y exploradores. «Hemos trabajado la diversidad en el centro, por ejemplo durante el Día de la Paz, y el Carnaval nos sirve para difundir este tipo de actividades», apuntaron Sara ABadía y Pilar Bartalomesanz, profesoras.