La villa duplicará este sábado su población con la recreación de la Quema de Medina

Expectación en la zona de cetrería./P. G.
Expectación en la zona de cetrería. / P. G.

El número de visitantes aumenta con respecto a años anteriores gracias a las altas temperaturas

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZ

Es una de las recreaciones históricas con mayor participación de todas las que se realizan en la Comunidad. La implicación vecinal -con cerca de 2.000 figurantes-, el espectáculo de luz, sonido y pirotecnia que se realiza durante la misma y muchos de los detalles que desarrollaran hacen que la Quema de Medina del Campo, que se celebrará durante la jornada de este sábado en diversos espacios del municipio, tenga una afluencia masiva que rozará los 40.000 visitantes, según detallaron desde la organización de Imperiales y Comuneros. Una previsión que duplicaría la población de la Villa, por lo que el dispositivo de seguridad «será el más amplio de todos los de estos días».

Un total de trece agentes de la Policía Local se sumarán a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, junto con la participación de varias brigadas de los diferentes colectivos de Protección Civil de Medina del Campo y de otras localidades del entorno, así como de bomberos, varias ambulancias y la implicación del Hospital Comarcal, que tendrá listo el servicio de urgencias del centro por si ocurriera alguna emergencia de última hora.

La recreación contará con algunas novedades, según concretaron desde la organización de la Feria Renacentista. Una de ellas será la parte de los Comuneros que saldrán de la Plaza de Segovia, que estarán acompañados por los abanderados italianos y los siete linajes del municipio. En este emplazamiento, y antes de iniciar el desfile, los Comuneros realizan un «pequeño espectáculo donde recogerán la artillería, por lo que es un lugar único para disfrutar de esta salida». Además, el colectivo de los Imperiales realizarán su salida desde el Castillo de la Mota, donde habrá un espectáculo pirotécnico. En esta parte del desfile habrá alrededor de quinientas antorchas. La comitiva al completo realizará un itinerario de una hora y media y al término del mismo, en la Plaza Mayor, tendrá lugar la representación teatral.

El buen tiempo registrado en la localidad desde el pasado miércoles ha posibilitado que el número de visitantes sea mayor que el de otros años, según afirmaron desde la organización de Imperiales y Comuneros. En este sentido, aunque señalaron que aún no disponen de datos oficiales, concretaron que los tres primeros días el número de visitantes «ha sido superior al de otros años, ya que el tiempo en esta edición es mejor». Además, detallaron que el mapping de la jornada inaugural fue «el más visto de todas las ediciones».

El ambiente festivo volvió a colarse de lleno en la localidad durante la jornada del viernes, que disfrutó de multitud de talleres y actividades destinadas a los más pequeños de la casa. Durante las horas centrales del día el mercado de época volvió a ser el centro neurálgico de la feria, con diversos pasacalles y animación a cargo de diferentes grupos.

Recreación más vista

Una de las recreaciones que mayor número de público congregó en la jornada del viernes fue la que se desarrolló en el Castillo de la Mota. Se trata del último encuentro entre la reina Isabel la Católica y su Hija Juana cumplió las expectativas. La histórica recreación trasladó a los cientos de asistentes hasta el mes de noviembre de 1503, cuando Felipe y Juana ya eran príncipes herederos. Según narra este capítulo de la historia, en ese mes Juana recibe una carta de su amado esposo. La misiva, al parecer, produjo un efecto fatal en la infanta, quien durante días trazó su plan de huida que pasaba por recorrer las calles de Medina del Campo en soledad. Al enterarse de las intenciones de la heredera, el Obispo Fonseca mandó echar los rastrillos de la Mota y aislar a la princesa. Entonces Juana, enfurecida, se negó a volver a sus aposentos hasta que su madre, la reina Isabel, llegó procedente de Segovia con el objetivo de poder aplacar su ira.