Veloz y vibrante penúltimo encierro de las fiestas de Peñafiel

El encierro matutino del domingo de fiestas de Peñafiel./Agapito Ojosnegros Lázaro
El encierro matutino del domingo de fiestas de Peñafiel. / Agapito Ojosnegros Lázaro

Los festejos taurinos culminarán esta tarde con el último recorrido de los astados

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROPeñafiel

Esta mañana se ha celebrado el penúltimo encierro de las fiestas de Peñafiel, el cuarto de la serie de cinco que se completará esta tarde, cuando a las siete en punto se desarrollara el último. El matinal ha discurrido sin incidentes, ha sido rápido, con absoluto protagonismo de los novillos soltados de los corrales del Valdobar, ya que cuatro de ellos han alcanzado la plaza del Coso en primer lugar sin la compañía de los bueyes. Los cuatro toros han llegado hermanados al coso. Esta circunstancia, los toros en solitario y formando piña, ha permitiendo un mayor lucimiento de los corredores que han podido realizar una carrera limpia y larga.

Los cuatro novillos avanzados alcanzaron el callejón de la plaza del Coso en tan solo dos minutos y cuarenta y cuatro segundos después de dejar atrás 1.100 metros, que es la longitud del recorrido del encierro.

Poco después, a apenas 13 segundos, llegaban a destino dos novillos más escoltados por dos mansos, uno de ellos en la vanguardia de este segundo grupo. Después, como un goteo, fueron llegando en solitario los 4 bueyes restantes. El último acompañado por los pastores en una imagen que es todo un homenaje al gran trabajo que están realizando estos voluntarios para que este y los tres encierros anteriores hayan discurrido sin incidentes.

La capea posterior se desarrolló con normalidad, con la tradicional suelta de toros por dentro y por fuera del ruedo, concluyendo la misma con la suelta de vaquillas. Solo un joven tuvo que ser atendido en la enfermería por un fuerte golpe en la rodilla, que se dio él mismo contra las tablas de ruedo.

Finalizada la capea se realizó un reconocimiento a los 4 directores de lidia que están trabajado de forma intensa estos días sobre la plaza del coso, así como a aquellos voluntarios que hacen la función de pastores en los encierros. A los dos directores de lidia presentes esta mañana en el ruedo de la plaza del Coso, el alcalde de Peñafiel, Elías Arranz, les hizo entrega de un obsequio por el trabajo que están realizando, recibiendo además una fuerte ovación del público de la plaza. De esa labor destaca el quite que uno de ellos realizó durante la capea de la tarde del día 17, cuando con su capote evitó una posible cogida a un peñafielense que se trastabilló y calló en el suelo, quedando a merced de un toro recién soltado por fuera del ruedo, viviéndose en el coso unos momentos tensos.

Esta tarde se correrá el quinto y último encierro de las patronales peñafielenses, a las 19:00 horas, después de que se celebre el chúndara infantil que comenzará a las 18:00 horas. Tras el encierro se desarrollará un espectáculo ecuestre y finalmente una capea popular, la última de los festejos.