Los vales de alimentación para niños aumentan durante el verano en la villa

Una cuidadora sirve el almuerzo en un comedor. /AFP
Una cuidadora sirve el almuerzo en un comedor. / AFP

El Ayuntamiento de Medina del Campo pone en marcha el Plan para combatir la pobreza infantil

P. GONZÁLEZ

Los vales de alimentación básica, dependientes del Plan de Alimentación Infantil que el Ayuntamiento de Medina del Campo pone en marcha para combatir la pobreza infantil en la época estival, han aumentado un 15,22% respecto al pasado año. Las ayudas han pasado de 46, en los meses de julio, agosto y septiembre de 2018, a las 53 de este año, en el mismo periodo de tiempo.

El reto municipal es que el número de niños necesitados descienda «y esto solo se puede solucionar si este equipo de gobierno es capaz de atraer empresas a la localidad que generen empleos y se ponga en marcha el proyecto de FP en el Simón Ruiz para que los padres y sus hijos puedan formarse».

La metodología de este Plan de Alimentación Infantil consiste en un sistema de trabajo circular o en red, que permite articular de manera inmediata los vales. Según fuentes municipales, son los propios centros educativos los que envían una misiva al departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento y, a través de un informe, se decide la concesión de estas ayudas cuyo objetivo principal es el paliar las carencias durante los meses de verano.

Las ayudas se otorgan a través de vales de alimentación y las cantidades oscilan entre los 65 euros mensuales, si son dos miembros en la familia con necesidades; 85, en el caso de tres integrantes; y 100 euros a partir de tres. Estos cheques se destinan a familias cuyos hijos han tenido beca de comedor durante el curso y se encuentren en una situación de vulnerabilidad.

Con los vales, las familias pueden adquirir en un supermercado determinado del municipio varios productos básicos de primera necesidad y de marca blanca, así como otros de higiene personal.

Además, durante el verano, los pequeños en situación de vulnerabilidad también pueden disfrutar de las piscinas municipales con abonos estivales gratuitos.

Este año se han concedido un total de 27 para un total de 64 personas. Los abonos gratuitos de piscina para familias con necesidades especiales se otorgan a aquella unidades familiares con niños a su cargo e ingresos inferiores a la cuantía de la prestación de RGC, y menores con los que se trabaja en alguno de los programas del CEAS. Desde el Programa de Apoyo a Familias (psicóloga y educador familiar) se detecta a las familias con menores, de entre 7 y 12 años, que pudieran encontrarse en situación de riesgo y que se pueden beneficiar del campamento urbano que se organiza en el municipio del 25 de julio al 17 de agosto, a través de una docena de plazas subvencionadas por el Patronato de Deportes del Ayuntamiento.