Un toro se refugia en una zona de difícil acceso y tiene que ser recogido en el encierro de Portillo

Encierro campero de este sábado en Portillo. /SOFÍA FERNÁNDEZ
Encierro campero de este sábado en Portillo. / SOFÍA FERNÁNDEZ

La localidad despide este domingo sus fiestas con un festejo por el campo y la suelta de vaquillas

SOFÍA FERNÁNDEZPortillo

La jornada del sábado ha arrancado con el penúltimo de los encierros por el campo en Portillo, que afronta la recta final de sus fiestas de Santa María la Mayor, con decenas de caballistas esperando por la mañana la salida de la manada de Pedro Caminero, compuesta por cuatro toros y ocho bueyes, que salieron a buen ritmo con los aficionados que se desplazaron hasta el lugar.

Los astados pusieron rumbo al entorno de la explanada, donde cientos de personas esperaban desde galeras, balcones y talanqueras para ver la llegada de los animales en un encierro que generó gran expectación y buen ambiente en el distrito de Arrabal al coincidir con el fin de semana.

Los de Caminero llegaron con gran rapidez a la zona del embudo y mantuvieron este ritmo durante todo el recorrido, ya que a los pocos minutos de comenzar el encierro llegaron los dos primeros astados sin detenerse en la explanada, al igual que sucedió con un tercer ejemplar que entró directamente al recorrido urbano acompañado por varios bueyes.

El cuarto y último toro se detuvo poco después frente a la gasolinera dando juego a los aficionados que a pie y a caballo disfrutaron con la respuesta que tuvo el animal en todo momento recorriendo varias veces la carretera. Fue en este lugar donde el astado buscó refugio en una zona de desnivel de difícil acceso para los caballistas, por lo que tuvo que ser recogido por los operarios del Ayuntamiento para poner así punto final al penúltimo de los encierros por el campo de estas fiestas. Una suelta con menos emoción y peligro que en ocasiones anteriores.

Pese a la amenaza de lluvia, la jornada ha continuado con normalidad y buen ambiente en Arrabal de Portillo con actividades para los más pequeños, como el parque infantil de hinchables, que atrajo a decenas de familias a la plaza de San Juan Evangelista.

El último de los encierros por el campo y la suelta de vaquillas en la plaza de toros cerrarán este domingo los festejos taurinos de una localidad que despedirá así a sus fiestas patronales en honor a Santa María la Mayor.