Tordesillas celebra un encierro limpio y tenso, que consigue llevar a los cinco toros al coso

Un momento del encierro de esta mañana. / El Norte

El Ayuntamiento clausura dos peñas y una caseta por las quejas vecinales

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZTordesillas

La localidad de Tordesillas celebró esta mañana un nuevo encierro de carácter mixto que concluyó con los cinco morlacos desencajonados en el campo dentro del coso del municipio. Según explicó el alcalde de la localidad, Miguel Ángel Oliveria, el encierro se desarrolló sin incidentes, «y a pesar de que en algunos tramos fue complicado manejar a las reses, todas llegaron a la plaza de toros».

Los animales, pertenecientes a la ganadería de Pio Tabernero, fueron desencajonados de los corrales alrededor de las nueve de la mañana y desde este punto realizaron un «ajetreado tramo campero en algunos puntos ya que «eran toros muy grandes, toros de lidia y en la zona del pinar ocasionaron algunos momentos de tensión pero finalmente pudieron ser reconducidos y realizar el encierro completo«. Una vez que los animales estuvieron dentro del itinerario urbano, el multitudinario público pudo disfrutar de las carreras de los mozos.

El Ayuntamiento se pondrá hoy en contacto con la Junta de Castilla y León para estudiar la posibilidad de realizar el encierro del sobrero del Toro de la Vega. Esta suelta tuvo que ser suspendida debido a la lluvia de la pasada noche. «Vamos a ver qué posibilidad tenemos de retomar este evento taurino ya que ayer por el agua tuvimos que suspender este encierro y otras actividades programadas», explicó el regidor, quien agregó que aunque la lluvia está empañanado algunos de los actos programados el resto de las fiestas son «normales y, sobre todo, este año no hemos tenido incidente alguno en los encierros que es algo que siempre nos preocupa mucho».

Mañana jueves se celebrará el último de los encierros programados, a las nueve de la mañana; y a las seis de la tarde, en el coso del municipio, tendrá lugar la tradicional soldadesca. Al termino de la misma se procederá a la suelta de un toro de cajón desde la mitad del puente medieval y hasta la plaza de toros.

Cierre de peñas

Por otro lado, y a pesar de que las fiestas se habrían desarrollado con normalidad, según apuntó Oliveria, este año la problemática del ruido ha sido importante, «por lo que hemos tenido que cerrar dos peñas y una caseta de chicos jóvenes ubicadas en un párking público». Al parecer, las quejas vecinales que se arrastran, en algunos de los casos, desde el pasado mes de agosto «han llegado a un limite inaguantable y yo como alcalde he tenido que tomar una decisión que ha sido cerrarlas».

También estas peñas y esta caseta habrían ocasionado otros problemas como «faltas de respeto, insultos de los vecinos y a las fuerzas de seguridad (policía local) y también había menores fumando y bebiendo». Ante esta problemática desde la administración local se propondrá al resto de partido con representación en el Ayuntamiento el cambio de la ordenanza de convivencia ciudadana para intentar conciliar los días de fiesta y el divertimento con el descanso vecinal.

Tordesillas tiene más de una treintena de peñas (allí denominan a este tipo de locales como cuartos) que «no habían ocasionado problemas hasta este año por lo que tenemos que estudiar la fórmula para llegar a un punto en el que todo el mundo pueda conciliar la diversión con el descanso».