Solidaridad y deporte corren juntos en la carrera por Madagascar en Cogeces

Vecinos de todas las edades de Cogeces participan en la carrera solidaria. /A. O.
Vecinos de todas las edades de Cogeces participan en la carrera solidaria. / A. O.

Un total de 240 deportistas han participado en la prueba

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZARO

Tras recibir los participantes la bienvenida y agradecimiento del alcalde de la localidad, Fernando Esteban, se puso en marcha este domingo, en Cogeces del Monte, una propuesta que va sumando ediciones con una meta principal como es la solidaridad. Compromiso con el Proyecto Madagascar DHEFI, ONG que trabaja en el citado país con la misión de acoger y formar a jóvenes madres que, una vez que quedan embarazadas y dan a luz, se ven obligadas a abandonar sus estudios a edades muy tempranas y dedicarse a trabajar para poder subsistir sin más opciones, lo que determina su futuro.

En DHEFI depositan toda su confianza en las jóvenes a las que ayudan, confianza «en su voluntad de luchar por una vida más digna para ellas y sus hijos». Asimismo, consideran muy importante la formación y educación temprana que ofrecen a sus niños. La asociación realiza su labor en la región de Bongolava, en la localidad de Tsirianomandidy, al oeste de Madagascar.

Acompañada por miembros de DHEFI, hasta Cogeces se acercó una niña malgache, la cual, a su regresó, contará su experiencia, «cómo a tantos kilómetros, en un pueblo de Valladolid, cientos de personas corren o andan por ayudarles. Es motivo de orgullo», reflejó Koldo Díez, secretario de la organización solidaria. Pues en ese pequeño pueblo de Valladolid han sido nada menos que 240 los inscritos que han apoyado esta causa, adultos y niños que han participando en la III Carrera Popular y la VI Marcha Solidaria Entre Valles. La parte deportiva se dividió en dos pruebas, una de 10 kilómetros y otra de 5. En la primera cruzaron primero la meta el segoviano Alberto Vigil García y la vallisoletana Patricia Muñoz Acero. En la prueba corta hicieron lo propio Juan Manuel Sanz Iglesias, de Renedo de Esgueva, y María Aceña Bartolomé, de Aranda de Duero. Para los niños se organizaron carreras más cortas.