El primer y multitudinario encierro por el campo se resuelve en Portillo de forma rápida y vistosa

El primer y multitudinario encierro por el campo se resuelve en Portillo de forma rápida y vistosa

Miles de personas siguieron una suelta donde caballo y toro comparten protagonismo a partes iguales

SOFÍA FERNÁNDEZPortillo

Portillo dio la bienvenida este viernes a media noche a sus fiestas patronales en honor a Santa María la Mayor con un multitudinario pregón al que asistieron cientos de vecinos conformando un variopinto amalgama de colores que se reunieron para escuchar el pregón inaugural que este año ofreció la peña El Follón. El alcalde de la localidad, Juan Esteban Salamanca, acompañado por el presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar y varios alcaldes de la zona, invitó a los portillanos a disfrutar de varios días de intensa fiesta donde la variada programación marcada por los tradicionales encierros por el campo, los animados vermuts, las actuaciones musicales y las actividades infantiles serán la nota dominante durante esta semana en el municipio. Tras la primera noche de fiesta se celebró ayer sábado por la mañana el primero de los encierros por el campo que tanta fama le dan a esta localidad vallisoletana, así a las 10:00 horas con gran puntualidad daba comienzo un festejo en el que caballo y toro componen a partes iguales una hermosa imagen que se completa con el campo y los miradores del municipio.

Los corrales municipales de El Comeso fueron escenario de la salida de una manada compuesta por cuatro toros y ocho bueyes pertenecientes al ganadero y empresario Pedro Caminero, quien dirigió de forma notable la manada junto a los cerca de 300 caballistas que se acercaron hasta el lugar para disfrutar del primer y multitudinario encierro por el campo.

No solo los caballistas pudieron ser testigos del buen juego que dieron los astados, ya que decenas de aficionados esperaban en la conocida como zona de la explanada donde los animales respondieron a los cites de los cortadores para el disfrute de cientos de vecinos y visitantes que pudieron observar la estampa taurina desde la talanqueras, galeras, tapias y balcones. Posteriormente, la manada subió por la cuesta de la Empedrada para dirigirse finalmente a toriles en un encierro donde ninguno de los astados tuvo que ser recogido por los servicios municipales puesto que la manada se mantuvo compacta en todo momento (solo uno de los bueyes se dio la vuelta hacia los corrales).

Así, el encierro se desarrolló de una forma vistosa, limpia y muy ágil, puesto que en menos de una hora terminó una de las sueltas que mayor número de público atraen durante las fiestas en honor a Santa María la Mayor. Tan solo uno de los caballos resultó herido como consecuencia de una cornada durante este primer encierro por el campo, pero inmediatamente fue tratado por el servicio veterinario desplazado hasta la zona.

Con el buen comienzo de las fiestas, el gran ambiente se notó durante todo el día en bares y calles del centro del municipio donde vecinos y visitantes disfrutaron de una jornada de sábado que además se completó con un animado desfile de peñas, la suelta de varias vaquillas en la plaza de toros y una verbena en la Plaza de la Villa que supuso el broche de oro del sábado festivo en Portillo.