Peñafiel brinda con los mejores vinos jóvenes en la feria de la Ribera del Duero

Brindis en Riberjoven. /A. OJOSNEGROS
Brindis en Riberjoven. / A. OJOSNEGROS

La villa rebosa actividad enológica con ocho catas, tapas exclusivas y talleres en vivo de cerámica y caricatura

A. OJOSNEGROSPeñafiel

La Feria de la Gastronomía y de los Vinos Jóvenes de la Ribera del Duero, Riberjoven, arrancó el viernes por la noche con buenos augurios, mágicos augurios, con la buena respuesta de público que tuvo el espectáculo de magia 'Vindie', del ilusionista Miguel de Lucas, quien presentó una puesta en escena vinculada con la fiesta que se vive en Peñafiel este fin de semana, pues uno de los elementos mágicos es el vino. Con idéntica respuesta se pusieron en marcha las catas comentadas, que se prolongaron durante la jornada del sábado.

Se completaron todas las plazas disponibles en los ocho pases convocados, en diversos enclaves, como el Museo Provincial del Vino, los hoteles AF Pesquera y Convento Las Claras, la vinoteca De la Copa al Terroir, y, también, en la Escuela de Baile Verónica de Lucas, donde durante la mañana del sábado se armonizó el vino joven ribereño con el flamenco. Hasta 144 personas disfrutaron de estas catas en las que se probó una selección de vinos jóvenes ribereños de la mano de expertos.

Los vinos jóvenes seguirán teniendo este domingo su protagonismo, pues los establecimientos hosteleros que participan en Riberjoven continúan ofreciéndolos junto a las exclusivas tapas que han preparado para esta cita que, un año más, vuelve a atraer a muchos visitantes a Peñafiel y a sacar a muchos vecinos de su casa. Este gran ambiente se vivió desde por la mañana en el centro del municipio, principalmente, donde se desarrollan los actos más multitudinarios.

El buen vino, las inmejorables tapas y las agradables temperaturas se conjuntaron para disfrutar de una jornada que vivió uno de los momentos cumbres al mediodía, servida por las danzas tradicionales que ofrecieron las integrantes de la asociación Puente Valdobar, a las que pusieron música los dulzaineros Campo Áspero.

A crear ese buen ambiente también contribuyeron los talleres que se desarrollaron en la misma plaza de España: uno de alfarería (para público infantil) y otro de caricatura. También resultaron un éxito. Bastaba con ver las colas formadas para hacer uno su propio cacharro de barro o para llevarse una caricatura personalizada.

Por la tarde, el centro volvió a cobrar mucha vida con la actuación del grupo folk Amalgama, mientras se podían seguir degustando tapas y vinos. La medianoche fue la hora joven de esta feria con la actuación de un dj.

Este domingo continúa la celebración de esta feria, que cumple su décimo octava edición, compartiendo espacio con la Fiesta de la Vendimia de la localidad del Duratón, que cumple 28 años. Esta arrancará al mediodía con un desfile de vendimia que llevará a sus integrantes hasta la plaza del Coso, donde se pisará la uva y se pregonará la fiesta.