Los guardias civiles que salvaron a un recién nacido en Rioseco: «No todo van a ser multas»

Los agentes posan con el bebé en brazos y los padres. / Guardia Civil

Los agentes lograron hacer reaccionar al bebé, que nació en la travesía de la N-601, con un pequeño masaje

B. M. C.Valladolid

«No todo van a ser denuncias y accidentes», reconocían en el puesto de la Guardia Civil de Medina de Rioseco. Los agentes auxiliaron a primera hora de la tarde del pasado lunes a una mujer que estaba dando a luz en su vehículo en el arcén de la travesía de la carretera de León (N-601), en el cruce con la CL-612 a su paso por la localidad, cuando se dirigía de urgencia camino del Hospital Río Hortega en compañía de su esposo, ambos de origen magrebí y afincados en la cercana localidad de Villafrechós, el mismo día en el que salía de cuentas. Tuvieron que parar el coche nada más entrar en ­Rioseco.

Los hechos ocurrieron a las 16:20 horas, cuando una patrulla del Puesto de la propia localidad recibió el aviso de la central operativa de la Guardia Civil (061) para que se trasladará al lugar para asistir a un parto. Tras acercarse al vehículo, que estaba ya estacionado, los agentes José Iván Asensio y Miguel Alberto Rodríguez, comprobaron que en su interior se encontraba una mujer que estaba dando a luz al recién nacido (aún tenía el cordón umbilical unido al pequeño) y observaron que el bebé se encontraba en un aparente estado de quietud «anormal». Por ello, los propios guardias civiles comprobaron el estado del recién nacido y, después de darle un pequeño masaje, consiguieron que reaccionara con llantos y movimientos.

«Nerviosos y felices»

Los agentes, a través de los especialistas del 112, recibieron instrucciones vía telefónica para lograr estabilizar a la madre y el bebé, controlando sus constantes vitales, manteniendo el calor corporal con la madre, tapándolo con una manta y retirando el vehículo a una zona de sombra para evitar las altas temperaturas.

A continuación llegaron al lugar del parto los sanitarios del centro de salud de Medina de Rioseco, una médica y una enfermera, que estabilizaron a madre e hijo y permanecieron allí a la espera de la llegada de la ambulancia medicalizada para trasladarlos al Río Hortega. Los guardias regularon entonces el tráfico para agilizar la asistencia sanitaria.

«Nerviosos, con miedo, emocionados y felices». Así se sintieron los dos guardias civiles, en unos minutos que les parecieron «interminables», cuando ayudaron a dar a luz a la mujer en plena carretera. La propia Guardia Civil recordó que su obligación es cumplir con el ordenamiento jurídico, velar por la seguridad de los ciudadanos, pero también prestar una ayuda humanitaria a cualquier persona que lo necesite, algo que, incidieron, se ejerce «a diario», aunque pase «desapercibido».

José Iván y Miguel Alberto, que horas después acudieron al Hospital Río Hortega a ver a los progenitores y al recién nacido, que se encontraban en perfecto estado. «Ha sido uno de los servicios más emocionantes que hemos realizado en nuestras carreras», coincidieron en señalar ayer los propios guardias.

AlerCops, la app de la Policía y la Guardia Civil

La Guardia Civil recordó que su obligación es cumplir con el ordenamiento jurídico, velar por la seguridad de los ciudadanos, pero también prestar una ayuda humanitaria, que aseguró se ejerce «a diario», aunque pasa «desapercibida». También informó de la existencia de 'ALERTCOPS', la app gratuita de la Policía y la Guardia Civil, que actúa como canal bidireccional entre el ciudadano y los cuerpos policiales, permitiendo enviar desde el smartphone una alerta de delito o situación de riesgo de la que se está siendo víctima o testigo, para ser atendido de manera rápida y efi­ciente. Dentro de esta app, existe una funcionalidad llamada 'Guardián', que facilita el poder compartir tu posición con los tuyos o con los servicios de rescate siempre que quieras. En caso de emergencia, la localización será más rápida y precisa.