Las filtraciones de agua obligan a cerrar los cuatro quirófanos del Hospital de Medina de Campo

Vista general del Hospital Comarcal de Medina del Campo./P. G.
Vista general del Hospital Comarcal de Medina del Campo. / P. G.

El centro, que tuvo que suspender once intervenciones, ha puesto en marcha un plan de emergencia para derivar pacientes al Clínico Universitario

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZ

Los cuatro quirófanos del Hospital Comarcal de Medina del Campo permanecerán cerrados al menos hasta la próxima semana debido a los problemas de humedades sufridos durante la madrugada del viernes, cuando el municipio acumuló alrededor de diez litros de agua por metro cuadrado. Esta decisión tomada por la dirección médica del centro tiene su origen en la lluvia que se almacenó en las paredes de estas áreas habilitadas para las intervenciones, que se filtró como consecuencia de las obras que se están llevando a cabo desde el pasado martes para reparar las cubiertas del centro sanitario. Ante este imprevisto, la dirección médica del Comarcal tuvo que suspender las once intervenciones quirúrgicas programadas para el viernes y en estos momentos se están evaluando los daños con el fin de activar un plan de emergencia para solventar lo antes posible este problema.

Entre las medidas tomadas durante las diversas reuniones que se mantuvieron en la jornada de hoy en el Comarcal, la primera es la de derivar al Hospital Clínico de Valladolid todas aquellas intervenciones quirúrgicas de urgencia y de gravedad. El centro médico de la capital ya está al tanto de lo ocurrido en Medina del Campo por lo que mientras los quirófanos medinenses permanezcan cerrados dispondrán de un grupo de apoyo para afrontar alguna emergencia de última hora.

Las obras en las cubiertas facilitó que el agua de lluvia afectara a las paredes

Asimismo, la dirección médica del hospital medinense se puso en contacto con los arquitectos y técnicos que están realizando la obra para evaluar los daños y plantear las posibles soluciones que pasarían por cerrar de manera hermética todas las humedades.

Una vez solucionado este problema, los cuatro quirófanos tendrán que ser sometidos a una exhaustiva esterilización para garantizar todas las condiciones higiénico-sanitarias, «ya que para nosotros lo más importante son nuestros pacientes y poder seguir dándoles el trato que reciben hasta ahora».

Sin gravedad

Las alarmas saltaron a primera hora de la mañana de hoy, cuando la dirección médica del centro y la gerencia del Comarcal decidieron suspender las once intervenciones programadas debido a los problemas de humedades derivados de la lluvia de la madrugada del viernes. «Estas intervenciones no revisten gravedad ni urgencia, ya que de lo contrario se habrían derivado directamente al Hospital Clínico de Valladolid», explican desde el Comarcal, al tiempo que explican que tienen la obligación de garantizar «al cien por cien que los quirófanos son óptimos para realizar las intervenciones y con estas circunstancias no se pueden llevar a cabo». Además de los cuatro quirófanos, también el agua ha ocasionado diversos problemas en la zona de recuperación de las operaciones que no requieren ingreso hospitalario.

Las zonas clausuradas tendrán que ser sometidas a un proceso de esterilización

Desde la dirección médica del centro quieren dejar claro, ante los reiterados comentarios que durante la jornada de ayer se escucharon en el centro y la localidad, que la actividad habitual del hospital se mantendrá, es decir que no se cerrará ningún área como el de urgencias. «Todo seguirá funcionando y para ello estamos efectuando un plan exhaustivo que se pondrá en marcha de inmediato», explicaron desde el centro. «No se cerrará el área de urgencias y si hubiera una emergencia o una operación grave se derivará de manera inmediata a la capital», reiteran.

La media de consultas externas que atiende este centro al año ronda las 100.000 y alrededor de 28.000 personas pasan por urgencias. Asimismo, el centro lleva a cabo alrededor de unas 3.000 intervenciones al año, de las que el 34% se realizan a través de la denominada técnica de cirugía mínimamente invasiva, es decir, laparoscopia. De todas las operaciones realizadas a través de esta metodología, el 60% son por problemas en la pared abdominal.

Además de las obras de la cubierta y de las consultas que se construyeron el pasado año, el centro también verá aumentado el número de quirófanos a uno más. Esta nueva sala de operaciones se sumará a las cuatro existentes.