Eximen de responsabilidad al Ayuntamiento de Medina por la grave cogida de un vecino en un encierro

El toro se ceba con su víctima, atrapada contra una alambrada en el encierro. /P. V.
El toro se ceba con su víctima, atrapada contra una alambrada en el encierro. / P. V.

El Consejo Consultivo dice en su dictamen que el aficionado estaba en una zona prohibida y correctamente señalizada, por lo que las lesiones que sufrió obedecen a su propia conducta

Patricia González
PATRICIA GONZÁLEZMedina del Campo

El Consejo Consultivo de Castilla y León emitió el pasado 1 de agosto su dictamen sobre el procedimiento de responsabilidad patrimonial iniciado como consecuencia de la reclamación presentada por Jesús Velasco Calvo debido a los daños sufridos el 8 de septiembre de 2018, cuando sufrió una grave cornada en la zona del embudo durante la celebración del último encierro tradicional de Medina del Campo.

Noticia relacionada

El órgano exime de toda responsabilidad al Ayuntamiento, organizador de la suelta, al entender que «cuando el reclamante sufrió el accidente, este se encontraba dentro del recorrido del encierro, tanto en la zona del embudo como en la Nave de Bruno, en las que no estaba permitida la presencia de espectadores, circunstancia que se encontraba correctamente señalizada».

Además de dar la razón al Consistorio y recordar en el dictamen diversos artículos de la ordenanza municipal, en la que se especifican de manera explicita los lugares en los que los espectadores a los encierros pueden estar situados, el Consultivo puntualiza que «de la prueba practicada no se extrae un incumplimiento de la Administración que haya sido determinante en la producción del percance, sino que las lesiones sufridas por el interesado durante el festejo fueron debidas a su propia conducta, al no observar para evitar el daño una conducta adecuada a las circunstancias, pues presenciaba el encierro dentro de su recorrido en zonas en las que estaba prohibida la presencia de espectadores, por lo que asumió un riesgo solo a él imputable».

Suceso

El suceso que conmocionó a todos los asistentes en el cierre de las fiestas patronales del pasado año se produjo el 8 de septiembre, alrededor de las nueve menos cuarto de la mañana, cuando un varón de 54 años, natural de Ataquines, pero residente en Medina del Campo, fue corneado hasta en tres ocasiones por un morlaco perteneciente a la ganadería de Valdefresno.

El herido, que fue evacuado por la Policía Nacional del municipio, ya que la ambulancia de campo estaba atendiendo a un caballista que se empotró contra un árbol en el itinerario campero, sufrió tres cornadas y varias heridas en la zona del tórax, brazo y región anal tras ser zarandeado, golpeado y corneado por un novillo en la verja de la factoría de quesos del municipio, área de extremada peligrosidad, según se refleja en la normativa del encierro y en la ordenanza municipal del Ayuntamiento.

El incidente, que fue gravado por algunos de los espectadores que se encontraban subidos en los techos de diversos vehículos estacionados en el interior de la fábrica, levantó una oleada de críticas hacía los caballistas que cada año participan de manera masiva en las sueltas ya que, según se puede observar en las imágenes, tovadía disponibles en Internet, en un principio ningún caballista incitó al animal para que dejara de golpear al varón.

El anterio equipo de gobierno (PSOE-Gana Medina) afirmó entonces que se trataba de un incidente aislado en el marco de las fiestas patronales, al tiempo que especificó que la zona del embudo, donde se encuentran las talanqueras de palos y el entorno de la denominada caseta de Bruno son áreas donde no se recomienda la presencia de espectadores, según recoge la normativa y las ordenanzas.