Desactivan un proyectil de artillería de la Guerra Civil en Montemayor de Pililla

Proyectil localizado en Montemayor./El Norte
Proyectil localizado en Montemayor. / El Norte

La Guardia Civil detonó de manera controlada la munición, que tenía carga explosiva activa

Fidela Mañoso Largo
FIDELA MAÑOSO LARGOValladolid

La Guardia Civil ha desactivado un proyectil de artillería rompedor de 75 mm, con carga explosiva activa, localizado en el Pago Picalan, situado en las inmediaciones de la localidad de Montemayor de Pililla.

El hecho se produjo la tarde del pasado día 5 de octubre cuando un vecino de la localidad alertó a través del teléfono de emergencias 24 horas de la Guardia Civil 062, del posible hallazgo de un proyectil en el paraje Pago Picalan, perteneciente al municipio de Montemayor de Pililla. .

Hasta el lugar del suceso se desplazó el equipo de Desactivación de Explosivos de la Guardia Civil, que tras inspeccionar el proyectil, comprobó que tenía su carga explosiva activa. Se procedió a su retirada a un lugar seguro para su completa desactivación mediante medios y técnicas propias de la especialidad.

La benemérita advierte de la extrema peligrosidad de estos artefactos, ya que en caso de cualquier manipulación, por pequeña que sea, el resultado más probable es la explosión. En muchas ocasiones existe un exceso de confianza debido al aspecto deteriorado del artefacto por la acción del óxido y el paso del tiempo, pero es necesaria la reiteración de que la mayoría tienen intacta su carga explosiva y son muy peligrosos.

En este sentido, si una persona tiene contacto con algún objeto que despierte sospechas de ser un artefacto explosivo se recomienda no tocar, mover o alterar de ninguna forma el objeto, señalar el lugar para poder reconocerlo posteriormente y avisar a la Guardia Civil por los medios que permitan mayor rapidez.

En el caso de que alguna persona encuentre en su domicilio algún objeto que considere peligroso se debe avisar también a la Benemérita y no deben temer ningún tipo de sanción ya que la atención de estas incidencias es prioritaria.

Se desaconseja totalmente transportar el objeto hasta un lugar apartado y abandonarlo allí ya que, además del peligro inherente al transporte, se abandona un objeto peligroso a una situación descontrolada volviéndose más peligroso dado que puede sufrir acciones que le hagan explosionar.

Igualmente es importante recordar que estos artefactos no explosionan espontáneamente si no se les somete a alguna acción, como la manipulación o fuego, por lo que, ante su hallazgo, hay que mantener la calma y seguir las recomendaciones dadas.