Cruz Roja nombra a sus trece nuevos «sensores» en Valladolid

Foto de familia de autoridades y presidentes comarcales de Cruz Roja antes de la toma de posesión de sus cargos. /R. Jiménez
Foto de familia de autoridades y presidentes comarcales de Cruz Roja antes de la toma de posesión de sus cargos. / R. Jiménez

Los presidentes comarcales, «personas valientes y decididas que regalan su tiempo», tomaron este jueves posesión de sus cargos

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

Son personas «valientes y decididas». Desde este jueves, además, son los «sensores» de Cruz Roja en Valladolid. Sobre ellos recae la responsabilidad de supervisar el desarrollo de los programas de actividad y el «cumplimiento de los objetivos» de la institución, entre otras funciones, porque, según justificó el presidente del comité autonómico de Castilla y León, José Varela, «son los primeros que llegan cuando pasa algo». En definitiva, los trece presidentes comarcales de la organización sin ánimo de lucro, que este jueves tomaron posesión de sus cargos, son la «esencia de todo». «No es lo que hago, sino por qué lo hago, y el voluntariado es el pilar de Cruz Roja», aseveró el dirigente.

Varela mostró su «enorme agradecimiento» hacia estas personas porque «regalan lo más importante de la vida, algo que no se recupera»: el tiempo. «Es un honor y un orgullo el nombramiento de Cruz Roja en cualquier lugar, por pequeño que sea», apuntó. El cargo, advirtió a los trece presidentes comarcales, «debe ser asumido con rigor». «Cada proyecto que realicemos tiene que evidenciar, que dejar claro, que hemos avanzado en algo», añadió. «Y a ti, querida Rosa –en referencia a Rosa Urbón, la nueva presidenta provincial de la entidad– te pido que apliques nuestros principios fundamentales, aunque estoy convencido de que así será», insistió.

Había algunas «caras nuevas», como las de Mario Fernández Peñaloza y Ana María Rodríguez, los nuevos dirigentes de Cruz Roja en la zona de Portillo y Medina de Rioseco, respectivamente, pero la gran mayoría, como recordó la presidenta provincial, Rosa Urbón, «ha querido repetir y ya lleva un tiempo colaborando con nosotros».

Todos ellos, incidió Urbón, tienen en común la «entrega y generosidad hacia los demás». Es a través de ellos, insistió, como pueden mantener un contacto con los municipios, «estar cerca de las personas». «Somos una institución humanitaria, próxima y flexible, que lo que busca es ayudar a las personas y mantenerse cerca», argumentó.

Relevo «impecable»

En total, Cruz Roja cuenta en la provincia con 3.000 voluntarios y 20.000 socios «que nos sustentan y apoyan». Urbón, que fue la encargada de abrir el acto de toma de posesión, quiso «recordar» los tres 'mandamientos' fundamentales por los que se rige la organización:«las personas son el centro de la actividad, movilizar e implicar a la sociedad y potenciar el voluntariado». «Estoy convencida de que lo haréis a la perfección», apostilló. Sus primeras palabras fueron de «agradecimiento en mayúsculas» tanto para las autoridades presentes como por su reciente elección como presidenta provincial. «Asumo el cargo con ilusión, ganas y responsabilidad. El relevo ha sido impecable y generoso», subrayó.