Consternación en el pueblo vallisoletano de Torrelobatón por la muerte de una niña de 14 años en un accidente de tráfico

Los bomberos, junto al vehículo siniestrado en la tarde del jueves pasado./Bomberos de la Diputación
Los bomberos, junto al vehículo siniestrado en la tarde del jueves pasado. / Bomberos de la Diputación

Pasaba todos los veranos en la localidad en casa de su abuela

Laura Negro
LAURA NEGRO

«Es una pena. Una pena». Esa es la frase más repetida entre los vecinos de Torrelobatón estos días. El jueves fue un día negro para la localidad, que tuvo que pasar el trago de dos importantes siniestros. En la madrugada, los bomberos acudieron al rescate de un agricultor cuyo pie había quedado atrapado en la tolva de una cosechadora. Y por la tarde… fallecía una niña de 14 años en un fatídico accidente de tráfico.

Noticias relacionadas

La noticia corrió como la pólvora. El accidente tuvo lugar cerca de las cuatro de la tarde entre Torrelobatón y Castrodeza. El vehículo, en el que viajaban la niña y su madre, acabó fuera de la carretera en un tramo de curvas. Fue a parar a una tierra de labor, con bastante desnivel respecto a la calzada. Nada se pudo hacer por Delia.

Carta a Delia del director del centro donde estudiaba

El director del IES Delicias en el que estudiaba la menor fallecida en Torrelotabón quiso sumarse al dolor por su muerte con la publicación de una carta en su recuerdo:

«En la tarde de ayer, 18 de julio, recibimos la triste noticia del fallecimiento de nuestra alumna de segundo de la ESO, Delia Franchesca Hernández Ortiz, en un accidente de tráfico. Delia ha sido alumna del IES Delicias durante tres años, en los que ha compartido con sus compañeros y profesores el día a día de nuestro centro: clases, recreos y actividades extraescolares, mostrando siempre su disposición a aprender y formarse.

Como director del IES Delicias y en nombre de toda la comunidad educativa del mismo lamentamos profundamente la pérdida de nuestra alumna Delia y transmitimos nuestras condolencias a su familia y seres queridos»

Julio Núñez Alonso

Minutos después, en el pueblo ya se conocía la noticia y desde entonces, no se habla de otra cosa. La han visto crecer y jugar en sus calles. Llegó siendo muy pequeña. Llamaban la atención las trenzas de su pelo y su amplia sonrisa. Torrelobatón es el pueblo del marido de su madre y de su «abuelita» María, a la que adoraba. Aquí era feliz y tenía un amplio grupo de amigos que la querían. En la panda está también su hermano, de 15 años. Todos ayer la lloraban y le acompañaban a él en su tristeza.

«Estamos conmocionados y consternados. No se puede decir otra cosa. Era una niña muy querida. Una más del pueblo», decía ayer Natividad Casares, alcaldesa del municipio. «Es muy triste. Desde el ayuntamiento acompañamos a la familia en estos momentos y nos ponemos a su disposición para lo que necesiten. Queremos que sientan el apoyo de todo el pueblo», añadía apenada la regidora torreña.

En la cola para comprar el pan, en las calles, en los bares hay corrillos. La gente está triste, la tragedia ha tocado muy de cerca a este pequeño pueblo, que ha perdido a Delia, su niña de las trenzas.