Una boutique a precio de outlet

Manuel Jesús Narváez Labrada y María Soledad Olivera González en su establecimiento de moda./L. N.
Manuel Jesús Narváez Labrada y María Soledad Olivera González en su establecimiento de moda. / L. N.
María Soledad Olivera González y Manuel Jesús Narváez Labrada. Outlet Boutique
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

Valladolid. ¿Valientes o inconscientes? Ellos dicen, entre bromas, que son ambas cosas. Marisol y Manuel son una pareja de emprendedores que por nostalgia han decidido dejar atrás su vida y sus trabajos fijos en Barcelona para emprender en Valladolid. Juntos han abierto la tienda de ropa y complementos Outlet Boutique, en el paseo de Zorrilla.

Marisol siempre se ha sentido muy vinculada a sus raíces vallisoletanas. Su abuelo Valentín González, hombre con gran visión de negocio, puso en marcha en los años cuarenta Almacenes Castilla, un comercio de tejidos y géneros de punto que durante medio siglo prestó servicio a una clientela fiel en la capital del Pisuerga. De niña allí pasaba tardes enteras viendo a su abuelo y a su padre faenar tras el mostrador. En este negocio, que fue el epicentro de su familia, ya de mayor, Marisol trabajó durante años, hasta que se trasladó a Barcelona. «Allí encontré trabajo en a recepción de una escuela de negocios. Lo mío siempre ha sido estar cara al público», explica ella.

Manuel nació en Lugo, pero casi toda su vida ha transcurrido en la ciudad condal. Sus padres levantaron con mucho esfuerzo una tienda de alimentación de productos delicatessen procedentes de Galicia. Siendo muy joven entró a echar una mano en el negocio y, tras la jubilación de sus progenitores, se hizo cargo de su gestión. En total han sido más de 20 años de dedicación a una actividad que le encantaba y que le ha colmado de alegrías. «Esa tienda ha sido mi vida y la cerré para venirnos a Valladolid. Marisol sentía mucha nostalgia, echaba de menos a su familia y necesitaba volver a su sitio. Yo la acompañé. Ella dejó su trabajo fijo y yo cerré mi negocio. Unos nos llaman valientes y otros nos dicen que estamos locos. Según se mire», dice él.

En mayo de 2018 llegaron a Valladolid sin empleo, pero con las maletas cargadas de ilusión, confianza en sí mismos, perseverancia y optimismo. Sabían que juntos les iría bien. Empezaron buscando una oportunidad por cuenta ajena y ante la imposibilidad de encontrar nada, decidieron crearse ellos su propia oportunidad de empleo. «Sabíamos que ser autónomo era duro, pero veíamos que era la única opción. Estuvimos barajando distintas alternativas, entre ellas, la de montar una tienda de productos de delicatessen, un sector que Manuel conocía bien, pero en Valladolid no lo vimos factible. Otra de las opciones era una tienda de moda, para seguir la tradición de mi familia. Enseguida nos pusimos manos a la obra. Nuestra idea era abrir una tienda de ropa y complementos asequibles para todo el mundo, modernos, de buen gusto y alta calidad. Lo hemos logrado», confirma ella.

Buscaban para su comercio una zona céntrica y transitada. Los alquileres en calles como Santiago o Mantería estaban fuera de su alcance. Encontraron el lugar idóneo para su proyecto empresarial en pleno paseo de Zorrilla, enfrente del Campo Grande, con una relación ubicación-precio «bastante razonable». Ninguno de los dos estaba cobrando paro, con lo cual, no pudieron capitalizar.

De cerca

Emprendedores:
María Soledad Olivera González (51), licenciada en Filología Inglesa, y Manuel Jesús Narváez Labrada (49), técnico especialista en Imagen y Sonido
Inicio de la actividad:
15 de diciembre de 2018
Contacto:
Paseo de Zorrilla, número 34, bajoTelf. 627 118 785 www.outletboutique.es

«Como Marisol había dejado ella su trabajo, no tenía derecho, y yo había sido autónomo, así que la capitalización no era una opción. Sin embargo, cuando fuimos a sellar el desempleo y comentamos que queríamos montar un negocio, desde el servicio de Orientación Laboral del Ecyl se pusieron en contacto con nosotros y nos ofrecieron su ayuda con el papeleo y la tramitación de una subvención de 5.500 euros de la Junta de Castilla y León destinada a fomentar el desarrollo de actividades económicas por cuenta propia y otra de 5.000 euros del Ayuntamiento por la creación de una nueva empresa. Estamos pendientes de su resolución», cuenta esta pareja.

A través de Internet buscaron diferentes proveedores para su tienda. El principal de ellos lo encontraron en Milán, de donde traen la mayoría del género. «La principal dificultad que nos hemos encontrado es aprender los gustos de la clientela y el tallaje moderno masculino con las prendas 'slim fit'. Eso sí que es una verdadera locura», bromea Manuel. «Somos conscientes de que el sector de la moda es muy complicado. Costará hacernos un hueco en el mercado, pero para el poco tiempo que llevamos en activo, estamos muy satisfechos. La gente que ha venido a comprar repite, y ese es el mejor indicador de que vamos por el buen camino», aseguran.

Hasta la talla XXXL

Outlet Boutique vende las últimas tendencias en ropa y complementos femeninos y masculinos, siempre a precios de outlet. «Nuestro público mayoritario son mujeres de mediana edad, pero tenemos todo tipo de ropa, juvenil y también clásica. Nuestra tienda es una boutique a precio de outlet. Sabíamos que en este sector por un lado están las grandes marcas, que tienen ropa de buena calidad y muy cara. Y por otro lado hay tiendas que venden ropa muy barata, pero de ínfima calidad. Nosotros hemos apostado por el término medio, ropa de buen gusto, de calidad y a buen precio», especifican.

Sus clientes pueden encontrar en sus estantes prendas de todos los estilos y para ocasiones especiales. «Todo muy ponible», recalcan estos emprendedores. Se han preocupado por ofrecer ropa en tallajes especiales, hasta la XXXL. «Las clientas nos lo han demandado. Al principio solo vendíamos tallas medias, pero nos hemos dado cuenta de que el público vallisoletano demanda moda de gran tallaje. Lo que nos piden, traemos», explican complacientes.

Hacía años que Marisol no trabajaba en el sector de la moda y se ha dado cuenta de cómo ha evolucionado el mercado. «Antaño la gente compraba metros y metros de tela para hacer el ajuar. Se almacenaba mucho. Ahora, en cambio, el consumo es más inmediato. Si empieza a hacer calor de repente, las camisetas de manga corta vuelan de las estanterías. En general, la gente prefiere llevarse dos jerséis de un precio más barato que uno solo muy caro. Para trabajar en el sector comercio es imprescindible ser amable, empático y esforzarse por satisfacer al cliente. Puede que haya sido una locura dejar nuestra vida allí por emprender en Valladolid. Pero estamos ilusionados y seguros de que nos va a ir muy bien», añaden.