Las ayudas para mejorar los accesos y eliminar barreras llegarán a 24 municipios de Valladolid

Ayuntamiento de Gatón de Campos. /R. Jiménez
Ayuntamiento de Gatón de Campos. / R. Jiménez

La Diputación resolvió en septiembre la convocatoria con una inversión de 155.000 euros

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

Era una cuestión de «extrema necesidad». «Imprescindible». La situación se estaba volviendo «insostenible». Sobre el horizonte ya dejaban de planear soluciones y alternativas. Ya no había más opciones. Dice el alcalde de Santibáñez de Valcorba, Manuel Agustín Fernández, que la instalación de un ascensor en el Ayuntamiento era de «necesidad imperiosa». La deficiente accesibilidad en el interior del inmueble, que tiene dos plantas, llevó a reinventar sus espacios.

«Desde hace años», recuerda, ejerce las funciones de centro 'multiusos'. En la planta baja pasan consulta el médico y la enfermera. También hay una pequeña sala para que los jubilados acudan «a pasar la tarde y echar la partida». Hasta ahí todo bien. «Todo correcto», matiza el regidor. Al estar a pie de calle «no hay ninguna barrera arquitectónica». Ni tan siquiera escaleras. El «quebradero de cabeza» aparece cuando entra en juego el segundo piso, donde están las oficinas municipales.

Hasta ahora «salvaban» los muebles como «buenamente» podían. «Cuando una persona acude a hacer algún trámite y por lo que sea no puede subir al piso de arriba», cuenta Fernández, el procedimiento a seguir es siempre el mismo:la secretaria baja a atender los ruegos al local habilitado para los jubilados.

Ante una población cada vez más envejecida, con 158 habitantes censados en 2018, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el adecuado funcionamiento de la administración local pasaba por la instalación de un elevador. Ahora, el «gran problema» es que es la propia auxiliar de Secretaría quien «no puede» acceder a la planta superior. «Tiene una enfermedad por la que cada vez tiene menos movilidad; no tenemos más instalaciones, por lo que el ascensor es nuestra única alternativa», asevera. En los próximos meses, «por fin», será una realidad. «Llevábamos esperándolo como agua de mayo; no es una reclamación con la que llevemos muchos años, pero sí era muy necesaria y estamos muy contentos y satisfechos», sostiene el alcalde.

Este edificio de titularidad pública es uno de los 24 de la provincia que se beneficiarán de una necesitada intervención para poner freno a los problemas de accesibilidad que padecen. Así lo ratificó el pasado 18 de septiembre, unos días después de ser debatido y aprobado en pleno extraordinario, la Diputación de Valladolid, que dio el visto bueno a la resolución de la convocatoria de subvenciones para la eliminación de barreras arquitectónicas y mejora de la accesibilidad en edificios de titularidad municipal en municipios con menos de 20.000 habitantes y entidades menores.

Tras analizar las propuestas –hubo 51 solicitudes–, la institución aprobó un total de 24 obras con una inversión de 155.000 euros . Asimismo, la Diputación aporta en cada actuación un máximo de 15.000 euros y subvenciona el 80%del proyecto mientras, que las localidades costean el 20%restante.

Incremento de la partida

De esta manera, 27 pueblos vallisoletanos se han quedado fuera de estas ayudas. Según aseguró el diputado delegado del Área de Igualdad de Oportunidades y Servicios Sociales, David Esteban, a la hora de seleccionar a qué edificios destinarían la subvención ha primado, principalmente, si se trata de un taller ocupacional, como en el caso de Tordesillas, que percibirá 6.980,48 euros para sustituir la puerta exterior y hacerla más accesible, o si se desarrolla en él algún trabajo. «Es una convocatoria bastante demandada, cada vez tiene más concurrencia. Lo cierto es que, lamentablemente, ha habido bastantes ayuntamientos que se han quedado fuera», reconoce. También se han tenido en cuenta aquellos casos en los que, en los dos años anteriores, no se habían beneficiado de estas subvenciones. La partida destinada a estas mejoras se ha incrementado el 10% en dos años. En 2017, el montante era de 140.000 euros, si bien en los dos ejercicios posteriores, 2018 y 2019, la cantidad se ha incrementado hasta los 155.000.

Asimismo, cabe destacar que cuatro municipios (Rubí de Bracamonte, Villavaquerín, Santibáñez de Valcorba y Brahojos de Medina) acaparan el 38% de la inversión prevista, es decir, 59.365,31 euros. Otros como Gatón de Campos representan la otra cara de la moneda. Tan solo recibirá 449,87 euros, en su caso para instalar pasamanos en los accesos al ayuntamiento.