El exprofesor de la UVA, Radhamés Hernández, ingresa en la Academia Asturiana de Medicina

El doctor Hernández Mejía durante su discurso de ingreso en la Real Academia de Medicina Asturiana. EL NORTE/
El doctor Hernández Mejía durante su discurso de ingreso en la Real Academia de Medicina Asturiana. EL NORTE

Discípulo de Rodríguez Torres, este médico cree el el sistema sanitario español "funciona bien pero es caro"

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

El exprofesor de la Universidad de Valladolid, Radhmés Hernández Mejía, ha ingresado como miembro de número en la Real Academia de Medicina del Principado de Asturias, en un acto celebrado en el Colegio Oficial de Médicos de Oviedo.

Hernández, jubilado de 72 años, se licenció y doctoró en la Universidad de Valladolid en 1972, siendo docente en Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad vallisoletana.

Discípulo de Antonio Rodríguez Torres y Emilio Zapatero Villalonga, Radhamés Hernández llegó desde la República Dominicana con apenas 19 años, formándose academicamente en el distrito vallisoletano. Su tesis sobre la brucelosis, le valió el premio Francisco Bécares.

Tras obtener en 1976 una plaza en el Cuerpo Nacional de Sanidad como médico, años después se trasladó con su familia a Asturias donde comenzó a ejercer en la Inspección Sanitaria y posteriormente como catedrático de Medicina en la Universidad de Oviedo.

En su discurso de ingreso, sobre ‘Salud personal y salud pública’, Hernández resaltó la importancia de la ética, de la forma de vida, y su relación con la salud de cada persona.

Para Hernández, la asistencia sanitaria española, que empezó en 1944 con la creación de la Seguridad Social, "funciona bien pero su problema de financiación no es solo en español sino mundial".

"Cuando acabe la carrera, una placa de radiografía costaba 500 pesetas, es decir 3 euros. Ahora sale por 13 euros. Antes, cuando llegaba un paciente a urgencias se le hacía una placa y una análitica, que costarían entre 5 y 6 euros de ahora. Hoy cuesta tranquilamente más de 400 euros. El problema no es que el sistema empeore, sino que los medicamentos valen más porque estamos dentro de un sistema capitalista marcado por las investigaciones. Y no estoy en contra de ello, pero los ciudadanos tienen que saber por qué pagamos más".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos