El profesor que celebró la muerte del torero Víctor Barrio se enfrenta a tres años de cárcel

El profesor valenciano Vicent Belenguer, que hizo comentarios ofensivos en su cuenta de Facebook contra el torero fallecido Víctor Barrio./EL NORTE
El profesor valenciano Vicent Belenguer, que hizo comentarios ofensivos en su cuenta de Facebook contra el torero fallecido Víctor Barrio. / EL NORTE

El docente se sentará en el banquillo acusado de dos delitos de incitación al odio e injurias por un mensaje colgado en Facebook en 2016

J. Sanz
J. SANZValladolid

Han sido necesarios más de dos años de investigaciones para cerrar la instrucción contra el profesor que, según todos los indicios, celebró abiertamente la muerte del torero segoviano Víctor Barrio a través de un mensaje colgado en su muro de la red social Facebook y que deseó la misma suerte, y es literal, a toda «su parentela». El sospechoso, Vicent Belenguer, se enfrenta ahora una pena de tres años de prisión y a otra condena de multa, además de al pago de una indemnización que suma 60.000 euros, conforme a las peticiones formalizadas recientemente por la Fiscalía y la acusación particular, por la comisión de dos delitos de incitación al odio (contra los derechos fundamentales) e injurias.

El contenido del mensaje publicado en el muro de Facebook del docente valenciano es prácticamente idéntico a las decenas de mensajes surgidos en las redes sociales en los últimos días a raíz del fallecimiento de un chico de 13 años durante una cacería en Villalba de los Alcores (el pasado sábado) y que las principales asociaciones cinegéticas han pedido que sean investigados por parte de la Fiscalía por si pudieran ser constitutivos de reproche penal.

Pero el camino para que esto último suceda, como en el caso de la familia del diestro, no es sencillo: «Tuvimos que analizar cientos de mensajes en las redes sociales y, aunque finalmente logramos centrar las demandas (civiles) y denuncias (penales) contra tres autores, la cuestión es que en esta ocasión, y por la vía penal, consigamos poner coto a este tipo de mensajes a través de las redes sociales», apunta Raquel Sanz, viuda del diestro y afincada hoy en la capital vallisoletana, quien incide que su único deseo «es una posible condena penal siente un precedente para que nadie más tenga que volver a pasar por esto y para proteger a familias como la del chico que perdió la vida en Villalba». La víctima de las iras de decenas de 'tuiteros', muchos de ellos amparados en el anonimato, a raíz del fallecimiento de su marido, Víctor Barrio, quien murió en la plaza de toros de Teruel el 9 de julio de 2016, reitera que «nadie que haya perdido a un ser querido se merece vivir algo así».

Dos condenas por la vía civil

Los allegados del diestro segoviano consiguieron una condena por la vía civil contra una mujer valenciana, Datxu Peris, por «intromisión ilegítima en el honor de la familia» –el fallo, que fue ratificado en marzo de este año por la Audiencia Provincial de Segovia, está recurrido ante el Tribunal Supremo– y una segunda, aunque con un acuerdo previo al juicio y un reconocimiento expreso de los hechos, contra la titular de otra cuenta de Twitter. Las dos mujeres fueron condenadas al pago de indemnizaciones de 7.000 y 1.000 euros, respectivamente, y a retirar los mensajes colgados en su día.

Los delitos y la petición de penas

Incitación al odio (artícuo 510 del Código Penal).
El fiscal y la acusación particular solicitan tres años de cárcel y una indemnización de 30.000 euros para el profesor valenciano.
Injurias (artículo 208).
La acusación particular pide una pena de multa y otra indemnización de 30.000 euros para el sospechoso por el delito de injurias.
Los hechos.
El docente, al parecer, colgó en su muro de Facebook un mensaje en el que celebraba abiertamente la muerte del torero segoviano Víctor Barrio (Teruel, 9 de julio de 2016) y deseaba la misma suerte a toda su «parentela».

El panorama judicial contra el último encausado por aquel reguero de mensajes, Vicent Belenguer, es mucho más duro en cuanto a las penas que solicita no solo la familia sino también la Fiscalía, que comparte el criterio de los primeros y que acusa al docente valenciano de la comisión de un delito de incitación al odio, recogido en el artículo 510 del Código Penal y castigado con penas que oscilan entre uno y cuatro años de prisión. La acusación pública se acerca al máximo legal, con su petición de tres años (al haberse difundido el mensaje a través de las redes sociales), y el profesor, en el caso de ser condenado por este delito, tendría no solo que ingresar en la cárcel sino que podría enfrentarse a una inhabilitación especial para ejercer su profesión –da clases a niños– entre tres y diez años.

Pero es que el docente, además, está imputado por un segundo delito de injurias, en el que solo ejerce la acusación la familia como parte afectada y por el que se enfrenta a una una pena de multa de hasta catorce meses. La petición de indemnización, en ambos casos, alcanza los 30.000 euros.

«La instrucción, llevada a cabo en Sepúlveda, está finalizada y solo estamos pendiente de la asignación del jugado (de lo Penal en Segovia) y el señalamiento del juicio –si se acumulan los delitos– o juicios», apunta el abogado que ejerce la acusación en nombre de la familia a través de la Fundación del Toro de Lidia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos