El Procurador del Común obliga a entregar copia de un expediente de obras a un vecino de la Rondilla

Interior del colegio público Gonzalo de Berceo, en la Rondilla. /G. VILLAMIL
Interior del colegio público Gonzalo de Berceo, en la Rondilla. / G. VILLAMIL

El reclamante pidió información sobre un proyecto en el colegio Gonzalo de Berceo y el secretario contestó que no había «irregularidad alguna»

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

El Comisionado de Transparencia, órgano adscrito a la oficina del Procurador del Común de Castilla y León, que se encarga de garantizar el derecho de los ciudadanos al acceso de la información pública, ha dictado una resolución en la que obliga al Ayuntamiento de Valladolid a entregar a un vecino de la capital una copia del expediente de las obras realizadas en el 2017 en el colegio público Gonzalo de Berceo.

Se trata de una resolución ejecutiva de fecha 18 de febrero, y que va firmada por el Procurador del Común, Tomás Quintana López.

Los hechos se remontan al mes de marzo del pasado año cuando se registró en la Comisión de Transparencia de Castilla y León la reclamación del vecino Á. C. B., en la que se describía, con aportación documental, la falta de respuesta a su petición de información.

El ciudadano sostenía que entre mayo y junio del 2017 operarios municipales demolieron una valla de protección del recinto de este colegio, situado en el barrio de la Rondilla, un muro que estaba colindante al polideportivo y adyacente al parque Ribera de Castilla.

El Consistorio contestó a este vecino afirmando que la obra fue realizada por operarios de la Fundación Municipal de Deportes, con el objetivo de dar servicio al colegio público.

Según explica la asociación 'Desde la Rondilla', la obra supuso un coste superior a los 100.000 euros, y con posterioridad se levantó una edificación cubierta, de unos 100 metros cuadrados, para uso social de un club deportivo privado.

El Comisionado de Transparencia de Castilla y León señala en su resolución que los vecinos remitieron diferentes escritos para interesarse por la obra realizada, y en uno de ellos, de fecha 24 de enero de 2018, el secretario del Ayuntamiento les indicó que «según los informes existentes la edificación en cuestión no presenta irregularidad alguna, ni en su tramitación ni en su ejecución».

Tiempo de respuesta

Hartos de esperar una respuesta, en septiembre del 2018 presentaron su queja al considerar además que la obra no disponía de expediente administrativo, y ésta se habría realizado, según la asociación vecinal, «con imputaciones presupuestarias a los programas de nuevas construcciones».

El concejal de Deportes, Alberto Bustos, dijo ayer que aunque no tenía la resolución «se trata de cinco vecinos del barrio que cuestionaron en su día la obra realizada por demanda vecinal y que fue recibida de muy buen grado para su uso deportivo».

Bustos añadió que el gasto había sido inferior (unos 23.567 euros) «al que dicen», y no se adjudicó en concurso público porque se trataba de una obra menor que se hizo con recursos propios.

El edil de Participación Ciudadana, que dijo que «se facilitará toda la información» cuando los técnicos analicen la resolución del Comisionado, agregó que «toda la obra se efectuó con absoluta transparencia».

En este sentido, el concejal recordó que los vecinos pudieron ver el expediente en su momento en la Fundación Municipal de Deportes, «pero si el Comisionado nos requiere ahora que lo hagamos de otra manera, pues se hará».

Según el Comisionado, la ley de Transparencia y Buen Gobierno del 2013 reconoce «el derecho de todas las personas a acceder a la información pública, contenidos y documentos en cualquiera que sea su formato o soporte». Contempla la posibilidad de entregar una copia de la documentación solicitada por el ciudadano en soporte informático.

Finalmente, el concejal insistió en que el uso del espacio lo está realizando un club popular, el De las 12 uvas, que surgió de la Asociación de Vecinos de la Rondilla y que «colabora además en otras actividades deportivas dirigidas a decenas de niños y niñas del barrio.»