Las previsiones apuntan a que el viernes se puede repetir una tormenta similar a la del martes en Valladolid

Imagen de la tormenta del martes en Valladolid./El Norte
Imagen de la tormenta del martes en Valladolid. / El Norte

Las previsiones apuntan a que mañana por la tarde podría repetirse el aguacero que dejó 37,2 litros

J. Sanz
J. SANZ

El martes por la noche se dieron las «condiciones», muy poco habituales por estas latitudes, para formar una tormenta perfecta que descargó 29 litros por metro cuadrado en solo veinte minutos sobre la capital a partir de las 21:10 horas del martes, una cantidad casi idéntica a la media habitual para todo el mes (31 litros), pero con una «intensidad torrencial histórica» durante los primeros diez minutos de 121,2 litros por metro cuadrado con 20,2 litros. Al final fueron 37,2 litros los caídos en dos horas y veinticinco minutos en la mayor tormenta registrada en la historia de la ciudad. ¿Por qué se produjo? Pues así lo explica el jefe de Predicción de la Agencia Estatal de Meteorología, Jesús Gordaliza: «Al oeste de Portugal se formó una vaguada con aire frío en altura que se desplazó hacia Valladolid. El aire ascendió con mucha humedad del Atlántico, se cargaron las nubes y la diferencia de temperaturas, con una máxima muy alta en superficie -el martes se alcanzaron los 28,8 grados-, hizo que el aire ascendiera rápidamente con la humedad, se produjera condensación y comenzará a descargar con fuerza, incluso, con granizo puntual».

Esas condiciones, más que inusuales en Valladolid, provocaron una tromba histórica por la cantidad recogida (20,2 litros) y la intensidad de los primeros diez minutos (121,2). Hoy, en principio, no se esperan lluvias. Y mañana, anticipa el meteorólogo, podrían repetirse unas condiciones similares a las del martes.

Veranillo de San Miguel

«El viernes será un día de mucha inestabilidad y pueden producirse de nuevo chubascos y tormentas fuertes por la tarde en puntos concretos difíciles de anticipar», explica el experto. El fin de semana, y en especial, el sábado, un frente frío dejará más lluvias «moderadas». Y el lunes se acabó. Se impondrá el anticiclón para dar paso al veranillo de San Miguel con máximas altas y sin lluvias: «Lo más probable es que tengamos unos cuantos días con cielos despejados».