El policía municipal detenido por tráfico de armas, en libertad bajo fianza

El policía municipal detenido por tráfico de armas, en libertad bajo fianza

El Ayuntamiento espera un informe oficial para «actuar en consecuencia» contra el agente, que ya fue apartado por un hurto

J. Sanz
J. SANZValladolid

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 acordó el pasado martes dejar en libertad con cargos, previo pago de una fianza de 12.000 euros, al policía municipal que fue detenido el pasado lunes por la Guardia Civil en el marco de una redada contra el tráfico de armas de fuego. El sospechoso está siendo investigado por los delitos de venta ilegal de armas y depósito de munición, según concretaron ayer fuentes judiciales.

La operación, sin embargo, continúa abierta bajo la batuta de otra jueza, en este caso del Juzgado de Instrucción número 6, y sobre sus resultados aún no han trascendido más detalles al margen del arresto del agente local, que está dirigida contra distintos clanes delincuenciales de la capital, con los que estaría vinculado presuntamente, y que ha habido más detenciones y registros.

Lo que sí se sabe es que los guardias civiles registraron el mismo lunes el domicilio del policía municipal y que ahora el juez entiende que encontraron indicios suficientes contra él para investigarle por los citados delitos de tráfico de armas. El agente, que ya fue apartado del servicio temporalmente el año pasado por sustraer un bolso, acababa de reincorporarse a la plantilla poco antes de su detención y ahora, incluso, podría volver a hacerlo a la espera de que el Ayuntamiento reciba la pertinente «información oficial para adoptar las medidas oportunas y actuar en consecuencia», según explicó ayer el concejal de Seguridad y Movilidad, Luis Vélez, quien lamentó que este caso «aislado» haya salpicado «a una plantilla absolutamente profesional, como es la de la Policía Municipal».

El edil recuerda que el año pasado ya se «actuó» contra el mismo policía, a raíz de su identificación por la sustracción de un bolso el 31 de julio en Parquesol y de su posterior condena en noviembre por un delito leve de hurto. Entonces fue apartado provisionalmente del servicio a la espera de la resolución de un expediente por una infracción grave que aún no se ha resuelto. Ahora, si llega a demostrarse su participación en un delito mucho más grave, como es el tráfico de armas –se enfrentaría a penas de hasta cuatro años de prisión–, «tomaremos las decisiones oportunas».

Vigilancia estática

Fuentes policiales confirmaron que el agente, que disponía de 72 horas para abonar la fianza, no acudió ayer a su puesto de trabajo en labores de vigilancia estática de la Jefatura de la Policía Local de la avenida de Burgos. Allí fue destinado a raíz de su condena por hurto. Hasta que fue identificado por aquel delito menor, y lo hicieron sus compañeros, trabajaba como policía de barrio en Parquesol, donde el veterano agente de 51 años sustrajo un bolso que contenía sesenta euros de un turismo en la calle Martín Santos Romero. Pagó una multa de 2.700 euros por ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos