La Policía Municipal de Valladolid abre las puertas de su memoria

Una de las primeras emisoras utilizadas por la Policía / Rodrigo Jiménez

La ciudad estrena este viernes un nuevo museo que atesora la historia de uno de los cuerpos más antiguos de España

RUBÉN SÁEZValladolid

El 12 de enero de 1826Prudencio Guadalfara Aguilera, duque de Castroterreño y capitán general de Castilla La Vieja, decidió plantar la primera semilla de lo que hoy conocemos como Policía Municipal de Valladolid. A través de las diferentes nomenclaturas, el cuerpo ha evolucionado unido al cambio social y político hasta convertirse en uno de los más antiguos de España con 193 años de historia.

Prueba de ello es la fotografía más antigua de la Policía Municipal, realizada en 1895 en la Plaza del Viejo Coso; un halo de historia escondida bajo el blanco y negro que preside la sala principal.

Fotografía más antigua de la Policía Municipal de Valladolid y alguno de los elementos que podemos encontrar en el Museo. / Rodrigo Jiménez

Este bagaje que ofrece la madurez y la evolución se transporta hasta nuestros días en la espalda de cada uno de los uniformes que han sido testigo del paso del tiempo. Desde los primeros, regios e íntimamente ligados al estilo militar hasta los más prácticos y operativos que hoy portan las fuerzas de seguridad. Este museo, denominado como Musap, es un paseo por la memoria de los visitantes que podrán recordar viejos tiempos montados en la mítica Montesa o en una Yamaha Especial, pero con cuidado de que no salte el primer radar móvil, mientras ven pasar a 'los orinales', agentes de tráfico denominados de tal manera por el aspecto de su casco.

Pese a que el papel de la mujer ha estado en un segundo plano hasta mediados de los 80, la exposición no ha querido pasar por alto la importancia de su incorporación. La Policía Municipal de Valladolid es una de las pioneras en la incorporación de mujeres al cuerpo, la tercera de España solo por detrás de Córdoba y Madrid. En 1971 se crea la Escala Femenina para que en 1973 quince nuevas policías comenzaran a formar parte de la plantilla. Para poder optar a una plaza, cada una de las mujeres debía firmar un acuerdo con el que se comprometía a no casarse, ni tener hijos.

Ya con la Constitución de 1978 aprobada, que también podemos encontrar en este museo, comenzó un periodo de profesionalización y cambio de imagen para la Policía Municipal que culminará en el año 1982 con la fusión de la Escala Masculina y Femenina. Esto se traduce en un aumento del 50% de la plantilla, a consecuencia de las especiales necesidades requeridas por Valladolid al ser elegida como sede de la Copa Mundial de Fútbol. Esta situación no solo supone un avance social, sino también tecnológico. Es en esta misma época cuando se sustituye el teléfono de ficha por el primer walkie talkie que se encuentra a buen recaudo en una de sus vitrinas.

Elementos avanzados que suponen un paso adelante en las relaciones, en la organización y el acceso a la información.

El museo de la Policía Municipal, situado en la Jefatura de Policía Municipal (calle La Victoria), abre hoy sus puertas para acoger a todos aquellos curiosos que quieran dejarse embriagar por el ambiente de sorpresa que se crea al entrar a este rincón de la memoria vallisoletana.. La exposición se podrá visitar todos los viernes en horario de 17:00 a 18:00 horas y de 18:30 a 19:30 horas, previa reserva en la Oficina de Turismo.

10 curiosidades de la Policía de ayer y de hoy

La actual Jefatura de Policía Municipal fue hasta 1989 la Academia Regional de Policía.
El silbato de la Policía Municpal de 1919 costaba una peseta.
La policía a caballo ha tenido dos etapas en Valladolid: la primera comprendida entre los años 1894 y 1919, la última, y más actual, se desarrolló entre 2013 y 2015. Se dejó de utilizar el caballo para dar cabida a la bicicleta.
Hasta los años 50, los policías que habían participado en la División Azul colocaban los cuellos de la camisa de la falange por fuera de la americana.
Los primeros grilletes, que estaban unidos por una cadena y un eslabón, fueron eliminados debido a que ofrecían demasiada movilidad.
En 1958 se incorpora la primera moto con sidecar.
El primer radar móvil se comenzó a utilizar gracias a la picaresca de un ciudadano multado. El afectado decidió tomar medidas legales para reclamar la multa, ya que el vehículo de la policía se encontraba mal estacionado. Por ello, se incorporó el radar móvil que ofrecía la posibilidad de aparcar adecuadamente el vehículo y colocar el medidor de velocidad en una ubicación diferente.
Durante el mandato del primer alcalde elegido democráticamente en Valladolid, Tomás Rodríguez Bolaños, existió un Servicio de Vigilancia Especial (SV – 1) que no duró demasiado debido a su mala imagen pública. Realmente se dedicaba a acciones como acompañar a personas sin hogar.
El último resquicio militar que se eliminó de la indumentaria policial fue la gorra.
10ª
La sección de honores de la Policía Municipal está compuesta por 12 miembros.