La Policía Local de Valladolid duplicará durante las fiestas los controles preventivos de drogas y alcohol

Nueva rampa de salida del aparcamiento de la Plaza Mayor hacia la calle Molinos../Alberto Mingueza
Nueva rampa de salida del aparcamiento de la Plaza Mayor hacia la calle Molinos.. / Alberto Mingueza

La jubilación de 83 agentes obligará a incrementar las horas extra para garantizar el dispositivo

Víctor Vela
VÍCTOR VELAValladolid

Ni una gota de alcohol al volante quiere la Policía Local, que anunció ayer que duplicará los controles de alcohol y de drogas entre los conductores durante las próximas fiestas de la Virgen de San Lorenzo. Así lo informó Julia González, intendente jefa de la Policía Municipal, durante la Junta de Seguridad que, celebrada en el Consistorio, ha planificado el dispositivo que se desplegará desde el próximo viernes 6 de septiembre hasta el domingo 15, con la implicación de Bomberos, Protección Civil y la Policía Nacional. Los pruebas extraordinarias de alcoholemia se practicarán a lo largo de toda la ciudad, con especial incidencia en el entorno del Real de la Feria y de las casetas gastronómicas, uno de los espacios que concitan más público (y trasiego de vehículos) durante las fiestas. El objetivo, recalca González, es conseguir el 'cero cero' en los conductores, en un momento en el que la ciudad espera más afluencia en las calles y también más dificultades en el tráfico.

Así, durante los días de celebración se adoptarán medidas extraordinarias que afectarán a la circulación, sobre todo por el casco histórico. A partir de las 20:00 horas, ante la masiva presencia de espectadores en los conciertos y la alta ocupación de la Feria de Día, se prohibirá el acceso al centro de la ciudad con cortes tanto en Poniente como en Duque de la Victoria. De este modo, también se impedirá aparcar en el estacionamiento de la Plaza Mayor, que acaba de reabrir sus puertas después de meses de obras. La Policía Local ha pedido especial comprensión a los vecinos que dispongan de vados y garajes en las zonas que se verán afectadas por los cortes (fundamentalmente el entorno de la Plaza Mayor), ya que durante esas horas de la noche (desde las ocho y hasta que acaben los conciertos) será imposible acceder al centro en vehículo (y solo en casos extraordinarios se permitirá la salida).

También se cortará el viernes 13 (día de las peñas) y en momentos en los que haya actividades en la zona el aparcamiento disuasorio de Las Moreras. Y habrá incidencias en el tráfico en torno al Real de la Feria. Sí que se permitirá el tránsito por la calle padre José Acosta hacia Carrefour, pero en sentido de bajada solo se autorizará la circulación de transporte público y vehículos de emergencia.

Como alternativa, Auvasa ya ha anunciado que reforzará sus servicios durante esas fechas. Así, el servicio especial al recinto ferial saldrá directo desde la plaza de Poniente (cada doce minutos o según la demanda) y con buses nocturnos desde el Real de la Feria hacia los barrios a partir de las 23:30 horas. A esto se sumará el refuerzo de las líneas de Búho.

A las complicaciones de circulación se añade, a partir del día 10, la vuelta al cole, que siempre incrementa el tráfico a primera hora de la mañana y al mediodía. Sin embargo, como las mayores incidencias de las fiestas se registran por la tarde noche, no se esperan especiales dificultades por la coincidencia de ambas circunstancias. Eso sí, la Policía Local ha incrementado (como otros años) el número de agentes en la calle. La intendenta jefa asegura que, en virtud del nivel cuatro de alerta antiterrorista (todavía en vigor en España), no se desvela el número concreto de policías que patrullarán las calles, aunque el despliegue de este año ha obligado a hacer un encaje de bolillos para garantizar la seguridad, ya que el cuerpo de la Policía Local ha de hacer frente a la jubilación, a lo largo de 2018, de 83 agentes. A estas alturas del año (las nuevas plazas ya están convocadas y han comenzado las pruebas para cubrirlas), en la plantilla son sesenta agentes menos que el año pasado, lo que ha obligado, junto al turno ordinario, a un refuerzo de las horas extra. «Cuando se va una parte importante de nuestra plantilla, el resto tiene que participar más», aseguró González.

El jefe del Servicio de Extinción de Incendios, Salvamento y Protección Civil, Javier Reinoso, recordó que el incremento de aforo de la Plaza Mayor (de 25.000 a 27.000 espectadores) viene motivado por la eliminación de los accesos al aparcamiento de la Plaza Mayor, «con lo que hay menos obstáculos (rampas, escaleras...)». La ausencia de estos elementos permitirá «que sea más sencilla la evacuación en el caso de que sea necesaria». Eso sí, continuarán los controles en las calles adyacentes (Santiago o Ferrari) para limitar el paso a la Plaza Mayor en el momento en el que se haya superado el aforo previsto. Continuará un año más -por esa alerta antiterrorista en vigor- la colocación de jardineras y vehículos cruzados como medidas de seguridad en los accesos a las calles peatonales.

Vigilancia sanitaria para la seguridad de los alimentos en la Feria de Día

Técnicos de Salud Pública comenzarán el miércoles (dos días antes de que las barras sirvan los primeros pinchos) las inspecciones rutinarias de las 97 casetas que este año compondrán la oferta de la Feria de Día. Las primeras revisiones se harán para garantizar que las casetas cumplen los requisitos exigidos de calidad (instalación, suministro, mantenimiento...) y luego, durante las fiestas, se efectuarán controles periódicos y diarios de los puestos para comprobar que se siguen las normas de higiene y de seguridad alimentaria, con el fin de evitar posibles intoxicaciones. En algunos casos, esas inspecciones se hacen sin previo aviso. «Durante los últimos veinte años de Feria de Día apenas ha habido incidencias y tampoco han sido graves. Los propios hosteleros son los primeros que miran por la seguridad de los alimentos que sirven y trabajan para mantener sus productos e instalaciones en perfectas condiciones», aseguran desde Salud Pública. Recuerdan los técnicos municipales que este año se ha incrementado el número de casetas que tienen tomas de agua potable y que, por lo tanto, no dependen tanto de los aljibes. «Esto favorece una mejor higiene, tanto para el abastecimiento del agua como la posterior limpieza de los utensilios y herramientas utilizadas», aseguran. Recuerdan que esta limpieza es básica («no basta con los guantes») e insisten en que se prestará especial vigilancia a la utilización de huevo fresco, «para que vayan directamente de la cámara a la sartén; preferible a la plancha, ya que esta, en ocasiones, puede perder temperatura», añaden. En cualquier caso, también recalcan que el huevo fresco es cada vez menos utilizado en unas casetas que, desde el lunes, ya empiezan a colonizar las calles y plazas de la capital. Los hosteleros tienen la autorización para montar las 97 barras que este año compondrán la Feria de Día. Los puestos abrirán el viernes por la tarde.

El concejal de Seguridad, Antonio Otero, ha recordado que tanto estas medidas como las adoptadas por Bomberos, Protección Civil y los cuerpos de Policía «se llevan a cabo para conjugar la diversión con la seguridad, que es el principal objetivo que nos hemos fijado. Todas las decisiones que se toman, aunque en ocasiones puedan parecer incómodas para el ciudadano (como los cortes de tráfico) son, por encima de todo, para garantizar la seguridad», concretó.