Desmantelado un punto de venta de drogas de diseño y viagras ilegales en la Circular

Sustancias intervenidas por la Policía en la calle Tudela. /P. M.
Sustancias intervenidas por la Policía en la calle Tudela. / P. M.

Los agentes intervinieron 880 gramos de 'speed' después de sorprender al inquilino en plena venta a un camello y el juez les envió a los dos a prisión

J. Sanz
J. SANZValladolid

Los policías nacionales llevaban meses investigando al inquilino de un piso de la calle Tudela, situada entre las plazas de la Cruz Verde y la Circular, a raíz del trasiego de jóvenes que acudían a su domicilio con asiduidad. Así que el lunes, después de observar un aparente intercambio, decidieron intervenir con la detención inicial del cliente, que resultó ser un joven de 28 años, D. M. M., que acababa de adquirir allí 250 gramos de 'speed', una cantidad suficiente para imputarle también a él un delito de tráfico de drogas. Después arrestaron al presunto vendedor, Francisco D. L. T. M., de 48 años, y registraron su domicilio, donde intervinieron otros 630 gramos de 'speed', 48 pastillas de éxtasis y 13 gramos de hachís. Un amplio surtido de drogas, sobre todo, de diseño; al que añadieron la intervención de medio centenar de viagras ilegales de la marca Sildenafil, una variante de la conocida pastilla azul cuya comercialización es ilegal en España, aunque no en países como la República Dominicana, punto de origen habitual de este medicamento, que ya ha sido intervenido a otros grupos de traficantes de la capital.

Los dos detenidos en esta operación, bautizada como 'Mística', ingresaron en prisión al día siguiente por un presunto delito contra la salud pública que, en el caso del principal sospechoso, podría agravarse por la posesión de las 'viagras ilegales', cuya importación y comercialización está considerada como una infracción muy grave por la vía administrativa que conlleva multas de entre 90.001 y 300.000 euros.

El primer sospechoso, Francisco D. L. T.M., tenía cinco antecedentes en su historial, ninguno de ellos por drogas, y el segundo, D. M. M., no había sido detenido hasta ahora. A este último, afincado también en Valladolid, le atribuyen los investigadores el papel de camello al menudeo en distintas zonas de ocio. También al menudeo, o en cantidades más significativas, como ocurrió el lunes, distribuía supuestamente las drogas el mayor de los detenidos. El alijo de estupefacientes hubiera alcanzado un valor de 38.000 euros –a razón de 10 euros por cada una de las 3.600 dosis incautadas–.

 

Fotos

Vídeos