La plaza de Luis Braille se abrirá este miércoles al paso de coches y peatones

Los operarios remataron ayer el espacio peatonal y pintaron las marcas viales en Luis Braille./Rodrigo Jiménez
Los operarios remataron ayer el espacio peatonal y pintaron las marcas viales en Luis Braille. / Rodrigo Jiménez

La isleta central estrena jardines, árboles y bancos y los vehículos volverán a circular por la calle Covadonga seis meses después

J. Sanz
J. SANZValladolid

La normalidad, en lo que a la circulación se refiere, volverá a la plaza de Luis Braille a lo largo de la jornada de hoy, cuando los operarios tienen previsto dar los últimos remates a las marcas viales de la calzada y activar los semáforos que en adelante regularán el tráfico en este nudo fundamental de comunicación entre los barrios de Vadillos, Pilarica, Batallas y San Juan que lleva seis meses en obras con calles cortadas, como Covadonga; con el tráfico invertido, como Pólvora, o carriles reducidos, como Gabriel y Galán. Todo ello será hoy, en teoría, historia desde primera hora de la tarde. Para entonces (en torno a las 14:30 horas) está prevista no solo la apertura definitiva de la plaza a la circulación, con una nueva distribución de los carriles y sentidos de circulación, sino también la isleta peatonal sobre la que ha girado la remodelación de un espacio en el que se han invertido 428.955 euros con el objetivo principal de que Luis Braille pase a ser una plaza de verdad y no solo un eje de comunicaciones en torno a una mini rotonda.

Los operarios remataron ayer mismo las zonas ajardinadas (con plantas, media docena de árboles y césped) y pintaron las nuevas marcas viales que distribuirán el tráfico en adelante. «Solo faltan por pintar algunas líneas entre los carriles y sincronizar los nuevos semáforos de cara a su apertura definitiva, en principio, a las dos y media de la tarde», confirmaron ayer fuentes de la Policía Municipal. De manera que peatones y conductores estrenarán para entonces una plaza en la que, además, se ha instalado una cámara de vigilancia de tráfico que controlarán los propios agentes municipales.

Los conductores tendrán que acostumbrarse desde ya a la nueva ordenación de la circulación, en la que la calle Pólvora recuperará su sentido de circulación habitual (desde Huelgas hacia Luis Braille), donde se abrirán tres carriles que distribuirán el tráfico con un semáforo hacia las calles Covadonga (Batallas), Renedo y Santa Lucía (San Juan), Gabriel y Galán (Pilarica) y Santiago Rusiñol (Vadillos y Pajarillos). Los conductores podrán circular como hasta ahora desde Santiago Rusiñol hacia Renedo o Santa Lucía y solo los vecinos de Batallas perderán su tradicional acceso al barrio por Covadonga desde la rotonda de Luis Braille. Para llegar allí, en adelante, tendrán que hacerlo desde Gabriel y Galán.

Sí ganarán sitio, sin duda, los peatones, que contarán en adelante con un amplio espacio peatonal hasta más allá de la mitad de la plaza de Luis Braille que prolonga la acera que une las calles Pólvora y Renedo desde el lateral de la residencia del colegio de las Religiosas Adoratrices (Santa María Micaela). Allí se han instalado bancos en torno a las dos zonas ajardinadas y dos pasos de cebra con semáforos en los laterales.