La plaza de Luis Braille ganará una zona ajardinada con su reforma

Plaza de Luis Braille. /ALBERTO MINGUEZA
Plaza de Luis Braille. / ALBERTO MINGUEZA

La obra comenzará en primavera e incluye la renovación de las redes de agua y la reordenación del tráfico

J. Asua
J. ASUAVALLADOLID

La plaza de Luis Braille, conocida por muchos como la ‘de la Telefónica’, por la presencia de un edificio de la compañía en este transitado nudo de tráfico, será sometida a una profunda reforma en los próximos meses. La Concejalía de Urbanismo ha sacado a contratación la obra de transformación de este distribuidor de la circulación entre los barrios de Batallas, Vadillos y Pilarica con el centro de la ciudad y la zona de la Circular.

La inversión es muy importante. El departamento que gestiona Manuel Saravia reserva una partida de 418.537 euros, IVA incluido, para abordar un tajo, que tendrá como principal atractivo la creación de una zona ajardinada y estancial, con árboles, bancos y una fuente, en un picón que se urbanizará entre las calles Renedo y Pólvora. Los trabajos se prolongarán durante seis meses, lo que complicará la circulación en este enclave, que ahora se ordena mediante una desangelada glorieta de diez metros de diámetro, ubicada en el centro del espacio, que genera confusión entre los conductores que no están acostumbrados a transitar por ella.

El proyecto, cuyo plazo para presentar ofertas concluye el próximo 22 de febrero, se aprovechará para intentar dar a esta plaza no solo una fisonomía más atractiva –ahora es un simple nudo de paso de vehículos y peatones–, sino que se abrirán sus entrañas para poner al día las redes de abastecimiento y saneamiento, algunas de ellas deterioradas por el paso de los años y por la mala calidad de sus materiales. Así, se sustituirá una conducción de 500 milímetros, que atraviesa la plaza y por la que el agua circula a baja velocidad, por otra de fundición dúctil para solucionar este problema, además de instalar dos hidrantes. También está previsto construir una nuevo colector para las aguas sucias.

Una parada de taxi más pequeña y nuevo aparcabicis

El proyecto de transformación de la plaza de Luis Braille mantendrá el espacio para los taxis en la acera del edificio de la Telefónica, aunque reducirá la longitud de la dársena para que se pueda instalar un aparcabicis, según contemplan los redactores. El plan de trabajo no aclara si durante la intervención urbanística se mantendrá en servicio esta reserva para el transporte público, muy utilizada por los vecinos del entorno. La obra en este nudo de tráfico tendrá que llevarse a cabo con sumo cuidado, ya que, según acota Telefónica en un informe que se adjunta al proyecto, por la plaza discurren numerosas redes de su propiedad. La firma adjudicataria de los trabajos deberá consultar con la empresa de comunicaciones los diferentes pasos que vaya dando en el desarrollo del tajo para evitar afecciones a las canalizaciones subterráneas que salen desde el inmueble de la compañía.

Respecto a las aceras de la plaza de Luis Braille, Urbanismo no tocará los tramos en buen estado, aunque mejorará los entronques con las vías que confluyen en ella. Sí sustituirá las pavimentaciones de las aceras del edificio de Telefónica, la de la sucursal del BBVA y la que une las calles Pólvora y Renedo, donde se construirá la nueva plaza peatonal, trabajo estrella de este proyecto. La intervención obligará a reestructurar toda la regulación de semáforos y conllevará una mejora de la iluminación, con la instalación de seis farolas en el espacio estancial que se gana, además de sustituir, aprovechando los actuales soportes, las cinco que dan servicio a la zona de circulación de tráfico.

Ejecución por fases

El Ayuntamiento pretende acometer la obra manteniendo este distribuidor de tráfico abierto para peatones y coches, aunque se prevén cortes o cambios de direcciones puntuales para que máquinas y operarios puedan llevar a cabo esta profunda reforma. En las primeras fases, se plantea abordar la sustitución de las tuberías que discurren bajo la plaza y la instalación del nuevo colector, para iniciar, a continuación, los trabajos de urbanización en superficie, como la ejecución de nuevas aceras, la mejora de los entronques con las calles que confluyen en Luis Braille o la instalación de la nueva regulación semafórica. Para el final se dejará la construcción y el amueblamiento de la nueva plaza, con la que se quiere dotar a este espacio de un aspecto más atractivo del que presenta ahora.

El plazo para cambiar la fisonomía de la plaza de Luis Braille es de seis meses. La obra se iniciará esta próxima primavera y se prolongará hasta pasado el verano. Los conductores que cada día se mueven por ella deberán ir haciéndose a la idea de que la circulación y las direcciones variarán en ese tiempo y que se producirán cortes en vías del entorno, de los que el Ayuntamiento avisará en su momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos