Un Pisuerga crecido, pero sin riesgo de desbordarse

El Pisuerga, a su paso por Valladolid/Ramón Gómez
El Pisuerga, a su paso por Valladolid / Ramón Gómez

Los 44,4 litros caídos en cinco días, el doble de la media del mes, disparan los caudales de los ríos

J. Sanz
J. SANZValladolid

Las previsiones se han cumplido con creces y el continuo paso de los frentes que sucedieron al diluvio de finales de febrero (36,2 litros por metros cuadrado caídos en 29 horas) ha dejado ya la friolera de 44,4 litros por metro cuadrado en los cinco días posteriores, es decir, en lo que va de marzo, el doble de lo habitual para todo el mes. Semejante cantidad de agua y la subida de las temperaturas, que ha provocado un deshielo progresivo en las montañas, son los responsables del más que llamativo crecimiento de todos los ríos que bañan la provincia, encabezados por el Pisuerga, que han triplicado, quintuplicado e, incluso, multiplicado por siete sus caudales en apenas tres días.

Galería de fotos

Las crecidas de los ríos, eso sí, llegan en un momento en el que todos ellos arrastraban mucha menos agua de la habitual fruto de la sequía que precedió al lluvioso comienzo del año (128,2 litros hasta la fecha). De ahí que la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) anticipe que «no existe un riesgo de desbordamiento grave» en ningún cauce de la provincia. La punta de la presente avenida, en el caso del Pisuerga, se espera precisamente a lo largo de la jornada de hoy, cuando el principal río de la capital comenzará a mostrar los efectos de la incorporación de las aguas del Arlanza –180 metros cúbicos arrastraba ayer en Herrera de Valdecañas (Palencia), antes de su desembocadura–. «El pico está previsto que se produzca a lo largo de la tarde, cuando el caudal del Pisuerga podría llegar a rondar los cuatrocientos metros cúbicos por segundo», apuntan fuentes del organismo de cuenca.

Y después llegará el Duero

Y el caudal del río, aún así, estará muy lejos de su nivel de alerta (619) y más aún de la alarma (935). Será, pese a todo, la mayor punta registrada en los últimos quince meses, cuando rozó mínimos históricos de apenas cinco metros cúbicos por segundo. Eso, por fortuna, ya es historia. Las aguas del Pisuerga, al menos durante la jornada de hoy, volverán a asomarse ligeramente por los caminos inferiores en el entorno del Puente Mayor. Sin más. Anoche arrastraba ya 198,27 metros cúbicos por segundo.

La crecida del Pisuerga dará paso en las horas siguientes a un incremento también más que notable del caudal del Duero, que ayer por la noche ya superaba los cuatrocientos metros cúbicos por segundo a su paso por San Miguel del Pino. Antes, a la altura de la capital, en Puente Duero, arrastraba 90,32 metros cúbicos y ya anegaba tímidamente la arboleda bajo el puente.

Menos llamativa ha sido la subida del nivel del agua en el Esgueva, aunque también ha triplicado su caudal estos días. Ayer arrastraba 1,43 metros cúbicos por segundo, un volumen muy alejado también del necesario para llegar a sobrepasar los paseos de su cauce.

Las puntas del resto de ríos de la provincia, sobre todo, en el caso de los situados al sur (Eresma, Adaja o Cega), se produjeron a lo largo de la jornada de ayer con puntas también llamativas y unos caudales que en algunos puntos amenazaron con saltar ligeramente su cauce, como en el caso de Matapozuelos (Adaja), donde cubrió el puentecillo de piedra junto a la ermita de Sieteiglesias. El nivel de este último río comenzó a descender por la noche, mientras que el Cega se mantenía estable, en torno a los 18 metros cúbicos por segundo, sin amenazar siquiera con desbordarse en Viana.

También al norte crecieron los ríos, como en el Cea, que ayer bajaba muy crecido en Mayorga después de multiplicar por siete su caudal. Aguas arriba, en Sahagún (León), alcanzó un pico de 24,30 metros cúbicos , aunque perdió fuelle a lo largo de la jornada.

El presente episodio de crecidas, a la espera de los picos en el Pisuerga y el Duero, pasará en las próximas horas a la espera de que las lluvias, junto al incremento de las temperaturas –especialmente el viernes, cuando rondarán los 18 grados–, puedan traer nuevas puntas en adelante. Hoy, de momento, volverá a llover tímidamente; mañana habrá una tregua, y otro frente traerá más precipitaciones a partir del jueves, como mínimo, hasta el domingo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos