Pipper, el perro 'influencer', de visita turística en Valladolid

Pablo y Pipper, en la plaza de Zorrilla. /GABRIEL VILLAMIL
Pablo y Pipper, en la plaza de Zorrilla. / GABRIEL VILLAMIL

Pablo y su perro, un parson russell terrier, en la plaza de Zorrilla, en una parada de su ruta por España para descubrir lugares donde las mascotas son bien recibidas

Víctor Vela
VÍCTOR VELAVALLADOLID

Pasea y posa Pipper por la Acera de Recoletos, atento a los 'flashes', solícito a las peticiones del fotógrafo:'Pipper, aquí, mira aquí, por favor'.Y Pipper levanta el hocico, extiende la patita, gira un poco la cabeza, recoloca el cuerpo entero antes del clic. Se presenta en las redes sociales como el primer perro 'influencer' de España. Tiene 23.600 seguidores en Instagram (@pipperontour), mil personas suscritas a su canal de youtube, 14.000 en facebook. Desde mayo, recorre España para promocionar destinos en los que los perros son bienvenidos, hoteles donde no se hace ascos a un guau, restaurantes que permiten comensales de cuatro patas, tiendas y monumentos que los perros pueden visitar acompañados por su dueño. Y no es fácil, porque todavía hay sitios vedados a las mascotas, donde Pipper no puede entrar.

El periodista Pablo Muñoz Gabilondo es su compañero de viaje. Unieron sus vidas cuando un amigo le ofreció a Pablo hacerse cargo de una de las crías de su perrita. Hace dos años y cuatro meses. «En ese momento cambié de trabajo, me vi con más tiempo». Cuenta Pablo que Pipper es su primer perro y que gracias a él ha descubierto que cuidar de él «humaniza». «Vivimos en una sociedad permanentemente pegada a una pantalla, pendiente del 'whatsapp', donde puede pasar mucho tiempo sin que veas a la familia o los amigos. Tener perro te ayuda a estar en contacto con otras personas».

Pero hubo un aspecto que le chocó. Él, que tantas veces tenía que viajar entre Madrid y San Sebastián (donde nació Pipper) se dio cuenta de que «en España hay problemas y barreras para entrar en lugares públicos con un perro. Te ocurre al coger ciertos medios de transporte, al ir a Correos, al hacer un recado, al tomar algo en un bar. Sorprende que todavía existan estas trabas para acoger a perros educados, cuando España es el segundo destino turístico a nivel mundial y estamos todavía tan lejos de otros países, donde los perros tienen más facilidades para viajar, como Francia, Italia o Alemania.Aquí, por ejemplo, el 16%de los hoteles admite perro. En Europa, la media es del 40%».

Por eso ha emprendido Pipper un viaje por España para mostrar aquellos lugares en los que un perro es bienvenido. Ha visitado ya 18 destinos (Palencia, León, Zamora, Salamanca, toda Galicia y Asturias, Cantabria, el País Vasco...) y durante los próximos meses seguirá su periplo hasta cubrir medio centenar de lugares. Durante este fin de semana está en Valladolid. Visitará Urueña (murallas y librerías), Campaspero (el museo de la piedra), Olmedo... En Valladolid se ha encontrado con una desagradable sorpresa. «Hemos preguntado en la Oficina de Turismo sobre lugares 'dog friendly', y nos dicen que no hay atracciones turísticas donde podamos entrar», lamenta Pablo, quien, no obstante, subraya que sí hay bares y restaurantes que reciben sin problemas a perros en sus instalaciones.

«Hay que evitar esos prejuicios hacia las mascotas, no hay que tener miedo a integrarlas en los espacios públicos», indica Pablo. Pipper comparte en sus redes sociales ejemplos de lugares donde ha disfrutado:centros comerciales de Palma de Mallorca («en la península es más difícil acceder a ellos»), los cercanías de Renfe, el metro de Barcelona o Madrid, los barcos turísticos de la bahía de Santander, las torres de la catedral de Salamanca o San Isidoro en León. «Gijón ha sabido ver el tirón de este turismo y ha lanzado distintivos y campañas de promoción de comercios y restaurantes que aceptan perros», indica Pablo, quien apela además a una tenencia responsable de los animales, a su cuidado y respeto por parte de los dueños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos