Los primeros pingüinos comienzan a anidar en la antigua Hípica Militar de Valladolid