Piden tres años de cárcel para el agente que mintió sobre la carga policial en la convención del PP de 2014 en Valladolid

Juan Hernández, que ahora ejerce la acusación contra un policía nacional, celebra su absolución el 19 de abril de 2018./J. S.
Juan Hernández, que ahora ejerce la acusación contra un policía nacional, celebra su absolución el 19 de abril de 2018. / J. S.

La jueza ve indicios de delito en la declaración del policía, que afirmó que un manifestante, al que absolvieron el año pasado, le agredió

J. SANZValladolid

Las repercusiones de la carga policial del 2 de febrero de 2014 que tuvo lugar a las puertas del restaurante La Parrilla de San Lorenzo, cuando los antidisturbios disolvieron una manifestación contra los dirigentes del PP que se encontraban comiendo en el interior, aún colean en distintos juzgados no solo vallisoletanos sino también de Madrid e, incluso, de Estrasburgo (Francia).

En lo que al ámbito doméstico se refiere, la titular del Juzgado de Instrucción número 5 ha cerrado la investigación contra un policía nacional, un subinspector de la Unidad de Intervención Policial (UIP), al que uno de los manifestantes denunció por falso testimonio en relación a su declaración durante el juicio celebrado el 19 de abril de 2018, cuando otro juez, el del Penal número 3, absolvió a los tres detenidos aquel día del delito de atentado a la autoridad del que estaban acusados y recriminó abiertamente en su sentencia al citado agente por mentir en su comparecencia al negar, por un lado, que golpeara precisamente al denunciado y, por otro, asegurar que este sí le agredió. La jueza vez ahora indicios de delito en la declaración del funcionario de la unidad de antidisturbios y, a la espera de un último recurso por su parte ante la Audiencia Provincial, ha cerrado ya la instrucción de la causa. El denunciante solicita una pena de tres años de prisión y otros tres de inhabilitación por un delito de falso testimonio contra el policía.

Más información

El juez que absolvió a los tres manifestantes que fueron detenidos aquel 2 de febrero de 2014, y que este martes mismo hizo lo propio con el cuarto investigado -no acudió al juicio el año pasado al estar en Francia-, apuntó abiertamente en su primera sentencia que el citado subinspector mintió en su declaración cuando negó haber golpeado a un de los detenidos, Juan Hernández. «Su señoría puede contar hasta cuatro porrazos contra esta persona -en los vídeos del incidente-, dos de ellos cuando estaba indefenso y caído en el suelo con los brazos estirados», recogió expresamente en su fallo.

Así que el policía, salvo que la Audiencia Provincial admita el recurso de su abogado contra la apertura de juicio oral -solicita el sobreseimiento-, va camino de sentarse en el banquillo para responder de un delito de falso testimonio que, en caso de condena, acabaría con su carrera.

Estrasburgo y Madrid

Los abogados que defienden a los manifestantes que resultaron lesionados en aquella carga, que el propio juez ya calificó de «desproporcionada», también recurrieron al Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo el archivo de su denuncia contra los agentes -la causa la archivaron los juzgados-, que admitió su recurso y que aún debe resolver si considera que la intervención policial fue o no desproporcionada. Una posible condena solo se traduciría en una suerte de «reprimenda legal» al Estado, según apuntaron ayer fuentes jurídicas.

El juez exonera al último de los cuatro imputados por golpear a los funcionarios

Apenas unos minutos duró la vista, por llamarla de alguna manera, contra el último de los cuatro acusados de un delito de atentado contra la autoridad durante la carga policial del 2 de febrero de 2014 a las puertas de La Parrilla de San Lorenzo. El juez, al igual que hizo hace diez meses con sus tres compañeros, acordó absolver a Jaime Garayo después de que la propia Fiscalía, que hasta ayer mismo había mantenido su petición de nueve meses de prisión, renunciara a tomar declaración a los policías (uno de ellos está siendo investigado en paralelo por falso testimonio) y retirara directamente los cargos contra él, según confirmaron ayer fuentes jurídicas. El joven no se presentó al juicio celebrado contra sus tres compañeros el 19 de abril de 2018 al encontrarse residiendo en Francia y no llegarle la citación formal para la vista oral.

El titular del Juzgado de lo Penal número 3, al igual que hiciera entonces, anticipó ayer 'in voce' (de viva voz) la absolución de Jaime Garayo, al que el fiscal llegó a acusar no solo de golpear a dos agentes sino de arrebatarle el arma reglamentaria a uno de ellos. Se enfrentaba a nueve meses de prisión.

El magistrado tendrá ahora que poner por escrito una sentencia. La que dictó el año pasado ya calificó la carga policial de «desproporcionada» y abrió la puerta a uno de los absueltos, como así hizo, a denunciar a uno de los agentes por falso testimonio. Las causas contra los manifestantes quedan así cerradas.

Un tercer proceso, en este caso por la vía administrativa y ante la Audiencia Nacional (Madrid), también continúa abierto. Una de las manifestantes que resultó herida durante la carga y que sufrió graves lesiones en una mano -las atribuye a los golpes propinados por los agentes-, por las que ha sido incapacitada, solicita la responsabilidad civil de la administración por este motivo.

 

Fotos

Vídeos