El penúltimo atasco por las obras en el Puente Mayor de Valladolid

Atascos al mediodía de ayer en el Puente Mayor para la reparación del último tramo de la barandilla./J. S.
Atascos al mediodía de ayer en el Puente Mayor para la reparación del último tramo de la barandilla. / J. S.

El corte de un carril para afrontar la reparación del último tramo de la barandilla, que comenzó en junio, vuelve a colapsar el paso de vehículos

J. Sanz
J. SANZValladolid

Los conductores volvieron a armarse de paciencia a primera hora de la mañana de este martes 1 de octubre, y de nuevo en la mañana de hoy, para atravesar el Puente Mayor con motivo del enésimo corte de un carril, el izquierdo en esta ocasión, durante los trabajos de retirada de los andamios que hasta ese instante ocupaban el primer tramo de la acera del lateral izquierdo del tablero (desde Isabel la Católica hacia la avenida de Salamanca) para colocarlo en el último tramo y finiquitar así en las próximas semanas las obras de rehabilitación de las barandillas. La acera en la que se concentran ahora los trabajos continuará cortada hasta su finalización. El de ayer era, en teoría, el penúltimo atasco por las obras de remodelación del paso más antiguo de la ciudad (siglo XI) -se volverá a cortar cuando acaben y puede, incluso, que se lleva a cabo algún corte puntual entre medias, como el de hoy. Las obras se han llevado en cabo en dos fases, entre mayo y septiembre del año pasado -se colocó el actual suelo de caucho, las barandillas interiores y las farolas- y a partir del 12 de junio, cuando comenzó la rehabilitación de las barandillas de forja que miran al río para enderezarlas, asegurarlas y pintar del mismo tono marrón del resto.

Estos últimos trabajos, en los que se han invertido 120.000 euros, a sumar a los 374.686 de la primera fase, afrontan ahora la recta final con la reparación del último tramo de la barandilla del lateral izquierdo, el más próximo a la avenida de Salamanca. Los operarios municipales retiraron ayer el mecano de andamios del tramo anterior, una vez concluidos allí los trabajos, y comenzaron a instarlos en el último. La intervención, sencilla en apariencia, se complicó por la particularidad del andamiaje, acoplado por la parte exterior del tablero y obligó a llevar a cabo la reparación de las barandillas a los dos lados del puente en cuatro tramos. Los tres primeros ya están listos y la acera derecha se mantiene abierta desde agosto. La izquierda permanecerá cortada este mes. Hasta la conclusión de la obra.