Pacientes de iDental afirman que se les devolvió el dinero a cambio de su silencio

Afectados por la actuación de la clínica iDental en Valladolid, a las puerta de las Cortes de Castilla y León. /G. VILLAMIL
Afectados por la actuación de la clínica iDental en Valladolid, a las puerta de las Cortes de Castilla y León. / G. VILLAMIL

Grupos de afectados comienzan a coordinarse en Valladolid, donde se han atendido en tres años a unos 12.100 clientes

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Responsables de la clínica iDental, que cerró sus puertas el pasado miércoles ante la avalancha de quejas de pacientes a los que no se les ha dado el tratamiento bucal que habían concertado en los años 2016, 2017 y 2018, han devuelto a algunos de los afectados las cantidades que habían desembolsado para que pudieran finalizar sus intervenciones de implantes y ortodoncias necesarias en otras clínicas de Valladolid y Madrid.

Un reintegro al que se ponía como condición que no hablasen «con nadie, y menos con los medios de comunicación», sobre lo que estaba sucediendo en las clínicas. Para ello tenían que firmar un documento de absoluta confidencialidad. Un juzgado de Instrucción ha abierto diligencias esta semana sobre supuesta mala praxis médica.

«A la gente que ha sido más problemática, que se ha ido quejando en las sedes por tener un problema bucal de mala praxis, y que en algunos casos han cogido hepatitis, se les ha ido indemnizando. Se les llamaba y decía: '¿Cuánto era tu presupuesto, 18.000 euros? Vente a Madrid en Ave, te damos 30.000, pero te callas y me firmas un papel de confidencialidad'. Ello les impide presentar denuncias públicamente. Todo esto se ha ido silenciado», explica una mujer que tiene a familiares directos afectados a los cuales no se completó el tratamiento.

En el caso de la clínica de Valladolid, situada en la calle de la Zanfona 8, cercana al hospital Río Hortega, la atención médica ha proseguido semanas pese a encontrar dificultades por falta de suministro del material dental.

«Hay laboratorios que están sin cobrar, y tienen el material y las piezas guardas desde hace tiempo. Y han dicho al personal del centro que mientras que no cobren de iDental no lo van a entregar», relata Begoña Rodríguez, convertida en portavoz provisional de un grupo de afectados vallisoletanos que están en comunicación con otros pacientes de iDental de varias provincias españolas.

Barcelona, Tarragona, Alicante, Murcia, Granada, Santander, Zaragoza, Las Palmas, y también Segovia esta semana, son algunas de las ciudades con perjudicados.

Con una asistencia sanitaria incompleta, las entidades financieras han seguido cobrando a los clientes las cuotas pactadas para financiar las intervenciones. Muchos entregaron parte del dinero en metálico, cantidades que llegaban de media a los 20.000 euros. Otra parte del coste fue financiado.

Según explicó Begoña Rodríguez, «durante meses las familias hemos estado exponiendo este problema a los representantes de los partidos, que nos han recomendado que nos constituyéramos en plataforma para reclamar». Por ello, han creado un grupo de WhatsApp que ha «ido creciendo en pocos días porque la alarma social es muy grande».

Según Rodríguez, «se calcula que hay unos 60.000 pacientes perjudicados en toda España» a los cuales no se les ha completado el tratamiento que habían concertado. Una cifra que podría elevarse, dice.

Fuentes relacionadas con este centro calculan que por la clínica vallisoletana han pasado en estos casi tres años 12.100 pacientes, aunque se desconoce cuántos no han concluido sus tratamientos.

Un grupo de ellos, acudió ayer por la mañana a las Cortes de Castilla y León para entrevistarse con el procurador de Izquierda Unida-Equo, José Sarrión, al que trasladaron su problemática.

Después de explicarles que su formación no tiene capacidad de sacar adelante iniciativas legislativas al no contar con mayoría, Sarrión se comprometió a presentar preguntas a los responsables de la Consejería de Sanidad para buscar soluciones. El procurador no dudó en calificar de «estafa piramidal» lo sucedido.

«Decían que colaboraban con Cruz Roja»

Pilar es una de las pacientes que acudió a la clínica de iDental en Valladolid por «razones de economía». «No veía otro centro para arreglarme la boca tan barato, y me habían hablado de ellos. Me hicieron firmar un contrato muy extenso para poder ponerme 13 fundas, ocho de ellas inferiores. El presupuesto fue de 6.000 euros, pero me dijeron que me hacían un descuento del 61%, por lo que se me quedaba en unos 2.400 euros».

A esta auxiliar sanitaria ya jubilada no le sorprendió esta rebaja «porque leía en los carteles puestos en las salas de espera que iDental era una ONG fusionada con Cruz Roja, y para mi eso era una garantía en la atención». Posteriormente Pilar se enteró «que ellos no estaban fusionados, sino que aportaban un donativo de un millón de euros al año».

Cada vez que acudía a la clínica de Valladolid, esta mujer iba comprobando como el número de pacientes que esperaban iba decreciendo. «Si hubiese ido a otro dentista, la instalación de las fundas hubiera tardado unos dos meses, y aquí llevo ya dos años. Me pusieron algunas provisionales y se caían hasta dos veces al día, pese a pegarlas».

Apoyo de partidos a las familias

Los relatos de los afectados, que siguen viviendo con dolores y bocas incompletas, han llegado a los representantes políticos en el Ayuntamiento de Valladolid y de las Cortes. El concejal no adscrito del Consistorio, Jesús Presencio, solicitó ayer «una actuación urgente con medidas que atiendan los problemas sanitarios, dado que a muchos pacientes les han interrumpido el tratamiento quirúrgico».

El edil de Contigo somos Democracia (CSD) cuestiona algunos de los documentos de crédito que han firmado los perjudicados, al no aplicarse «el derecho a desistir del contrato de préstamo vinculado al plazo de 14 días desde la firma». Un argumento que abre la reclamación civil, proceso largo y costoso para pacientes con escasos recursos.

Es por ello que Presencio ha solicitado a la concejala de Servicios Sociales, Rafaela Romero, medidas para asistir al colectivo de vallisoletanos afectados «por esta desatención sanitaria».

Por su parte, Ciudadanos presentó ayer a la Mesa de las Cortes de Castilla y León una propuesta de resolución para entablar conversaciones con las plataformas y asociaciones de afectados por las clínicas iDental, así como para que «la Junta se haga cargo de las necesidades de peritaje que precisen los pacientes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos