Pablo Casado califica en Valladolid la polémica sobre las adopciones de inmigrantes como «una posverdad»

Casado recoge el premio en la UEMC. / A. Mingueza

El presidente del Partido Popular recibe en la UEMC el premio al personaje público que mejor comunica

Antonio G. Encinas
ANTONIO G. ENCINASValladolid

El personaje público de Castilla y León que mejor comunica no hizo más declaraciones que su discurso. Ante el enjambre de periodistas que le esperaban a las puertas de la Universidad Europea Miguel de Cervantes se remitió a lo que iba a decir desde el atril cuando recogiera el premio. Nada nuevo, por otro lado. Pilar Vicente (Cs), a la misma hora, anunciaba a la prensa congregada que no admitiría preguntas. Silvia Clemente no atendió a periodistas durante la campaña de primarias de Ciudadanos, ni tampoco lo ha hecho después de destaparse el pucherazo que le ha dejado sin candidatura. Ella, por cierto, recibió el mismo galardón como comunicadora hace un año. Y Pedro Sánchez, en su mítin de hace unos días en Valladolid, también decidió no hacer más declaraciones que su discurso a la militancia socialista. Empieza a ser un clásico.

Y sin embargo, Pablo Casado es un hombre «en sobreexposición», según dijo Fernando Garea, presidente de la Agencia Efe. Es decir, que comunica constantemente. Lo hace, como los líderes políticos de estos tiempos, de un modo cada vez más unidireccional, a pesar de que profesa «admiración»por la profesión periodística, según apuntó. «El ejercicio público debe estar ligado al ejercicio del periodismo. Cuando no hay información es más fácil caer en las tiranías», apuntó.

Entonces recordó que todo tiene matices. «La Carta Magna habla de la libertad de expresión ligada al término veraz», señaló. «El afectado tiene derecho a su honor», abundó. Y comenzó entonces su diatriba contra los bulos, las famosas 'fake news', de las que se declaró una víctima más. La última afrenta, explicó, la cascada de reprimendas que se le había venido encima por la [presunta] propuesta de retrasar la expulsión de las inmigrantes que entreguen a sus hijos en adopción.

«Llevamos doce horas siguiendo la línea de un error ya reconocido en uno de los principales periódicos del país. No he dicho nada, no hay nota de prensa, hay cuatro declaraciones mías sobre maternidad, hay un pie de foto...», explicó. Y hay un error del medio que, según añadió Casado, «lo aclara a través de un tuit de su subdirector rectificando».

«La posverdad decía que el PP quería que a las inmigrantes sin papeles, si decidían entregar a su hijo en adopción, se les iba a blindar. Lo que propone el PP en sus autonomías es que las madres embarazadas que deciden entregar a su hijo en adopción tengan garantizada la confidencialidad y los mismos derechos tanto si están regularizadas como si no. Esto en la Comunidad de Madrid y aquí, en la Junta de Castilla yLeón, hace que cuando esas mujeres deciden entregar al niño en adopción, no se incoe el procedimiento de expulsión de esa persona que está en situación irregular».

«Aquí no ha habido pucherazo»

Las presentadoras del acto, Ana Castaño y María Benito, estudiantes de la UEMC, desgranaron los nombres de los anteriores ganadores del galardón. «SilviaClemente, presidenta de las Cortes de Castilla y León». Murmullos en el salón de actos, cuajado de cargos del Partido Popular (JuanVicente Herrera, Alfonso Fernández Mañueco, Jesús Julio Carnero, consejeros, alcaldes de municipios). Poco después, Raúl Briongos, director del 'Diario de Burgos' y miembro del jurado junto a otros 51 representantes de medios de comunicación regionales, presentaba al galardonado y hacía un inciso. «Me han garantizado que aquí no ha habido pucherazo», dijo, lo que aumentó el revuelo en el patio de butacas de la Universidad Europea Miguel de Cervantes.

El artículo 23 de la Ley de Extranjería (de 2011) ya contempla, sin embargo, que los procedimientos de devolución de un inmigrante irregular quedarán «en suspenso cuando se trate de mujeres embarazadas y la medida pueda suponer un riesgo para la gestación o para la salud de la madre; o se trate de personas enfermas y la medida pueda suponer un riesgo para su salud».

La novedad normativa a la que habría hecho referencia Casado tampoco sería necesaria, en todo caso.La renuncia a un bebé tiene unos protocolos fijados y no implica una denuncia. Sí puede tener consecuencias penales el abandono de un menor, por ejemplo, en la vía pública, tipificado como delito. En Madrid, eso sí, se aplica la confidencialidad de los datos de la madre. Y en la norma de Castilla y León también se observa que «en las inscripciones registrales [...], además de observarse las disposiciones de la legislación reguladora de la protección de datos de carácter personal, se cuidará y garantizará la máxima reserva sobre la identidad de las personas implicadas en el proceso de adopción».

Para Casado, estos revuelos son producto de la época que vive el país, con elecciones continuas. «Una medida que ya está en marcha, que nunca ha sido polémica, que garantiza los derechos de esas mujeres y que todas las ONG y servicios sociales y países de nuestro entorno avalan, lo intentan tergiversar diciendo que es un robo de niños, como ha dicho una eurodiputada socialista. ¿Qué hace la persona que sufre la afrenta?», se preguntó. «Agradezco la cantidad de mensajes de periodistas que dicen que no todo vale. Pero entramos en esa campaña sistemática que han sufrido siempre los compañeros de nuestro partido», aseguró el aspirante a presidente del Gobierno.