Óscar Puente: «Queremos convertir el centro histórico en un gran centro comercial lleno de posibilidades de consumo y de ocio»

Foro de Comercio Local organizado por El Norte de Castilla, en colaboración con el Ayuntamiento de Valladolid. /Rodrigo Jiménez
Foro de Comercio Local organizado por El Norte de Castilla, en colaboración con el Ayuntamiento de Valladolid. / Rodrigo Jiménez

El alcalde de Valladolid muestra su preocupación por la desertización del centro

Laura Negro
LAURA NEGRO

El descenso de las ventas, la caída de la actividad del comercio local y el auge del comercio electrónico son algunas de las preocupaciones que tienen los comerciantes de Valladolid. Otras son la falta de relevo generacional, la competencia de las grandes superficies o los 16 domingos y festivos que los profesionales del sector se las tienen que ingeniar para mantener la persiana abierta. Son preocupaciones a las que se trató de poner solución en el II Foro de Comercio Local, organizado por El Norte de Castilla, en colaboración con el Ayuntamiento de Valladolid. Una cita que se celebró en el Museo del Patio Herreriano y que sirvió también poner en común fórmulas de éxito de otras ciudades españolas.

Noticia relacionada

La jornada arrancó con el discurso de bienvenida por parte del alcalde de Valladolid, Óscar Puente, quien definió el comercio de proximidad como «el cómplice perfecto» para el modelo de ciudad que se defiende desde el Ayuntamiento, «un modelo en el que la gente pasea y vive volcada en la calle», pero que, sin embargo, «debe afrontar grandes retos». Habló primero de la amenaza que supone el comercio online y puso el ejemplo de la entrada de Amazon en el sector de la distribución alimentaria. También del reto de los grandes comerciales «que es menos preocupante que el reto del comercio electrónico», de los cambios de modelos urbanísticos en las ciudades, y del gran desafío de la movilidad, con el cambio de paradigma de una movilidad muy apoyada en el vehículo privado y que cada vez tiende más a una movilidad limpia y sostenible.

El edil manifestó su preocupación por la «desertización del centro», tras el traslado de algunas equipaciones administrativas a zonas periféricas. «La actividad que se está destruyendo en el centro, no se está trasladando a esas nuevas zonas». En ese punto, Puente se mostró firme a la hora de impedir que más equipamientos públicos salgan del centro. «Buen ejemplo es la ciudad de la Justicia, que puede generar gran actividad de la cual se beneficiará el comercio y también el ciudadano. Estamos trabajando en ello con decisión», dijo.

En lo relativo a movilidad, afirmó estar inmersos en una transición hacia una movilidad limpia, pero que «mientras recorremos ese camino, pasaremos momentos complicados de contaminación y ante eso, tenemos que actuar». Reconoció que el protocolo anticontaminación «genera trastornos al comercio, pero lo importante es dialogar con los comerciantes y buscar soluciones conjuntas».

Además, el regidor municipal puso sobre la mesa la clara apuesta del Ayuntamiento por los comercios de proximidad «y no tanto por los centros comerciales». Afirmó querer mejorar la experiencia de compra del usuario y «por eso estamos intentando llenar las calles y hacer del centro histórico, un gran centro comercial abierto, lleno de posibilidades y de alternativas de consumo y de ocio».

Desde su atril, retó a los comerciantes a afrontar todas esas dificultades. Con ellos seguirá trabajando «codo con codo», para que el modelo de proximidad «sea un modelo de éxito», algo que, según él, «hará que la ciudad sea la que queremos, bulliciosa, atractiva y llena de vida».