El nuevo chiringuito de la playa de Las Moreras abrirá en junio

Terraza del nuevo chiringuito. /G. B.
Terraza del nuevo chiringuito. / G. B.

La inversión en el local, que se llamará Pera Limonera, alcanzará el medio millón y empleará a veinte personas

J. Asua
J. ASUAVALLADOLID

Abrirá en junio y pretende convertirse en un referente de la gastronomía y el ocio a pie de playa. «Cocina mediterránea contemporánea en un buen ambiente», según lo definen sus promotores. El nuevo chiringuito de Las Moreras, una concesión administrativa del Ayuntamiento, cuenta desde ayer con licencia de obras, unos trabajos que se iniciarán de inmediato para tener a punto las instalaciones de cara al próximo verano. Su nombre será Pera Limonera y ofrecerá una triple oferta durante todo el año: restaurante, zona de picoteo y área de ‘chill out’ para que los clientes se tomen una copa a orillas del Pisuerga tras el almuerzo o la cena.

El Grupo Bla Bla Bla, propietario de los establecimientos hosteleros La Cotorra (calle Caridad, junto a La tasquita) y La Cacatúa (en la calle Cascajares, junto a la Catedral), invertirá cerca de medio millón de euros en el nuevo local sobre una superficie de 468 metros cuadrados. Un edificio en planta baja, de 149, albergará la cocina y la zona de bar, con un aforo de 52 personas, mientras que la terraza, con una superficie de 207, tendrá capacidad para más de doscientos clientes, según se recoge en la autorización de la Concejalía de Urbanismo. La concesión, por un plazo de casi diez años y prorrogable a otros cuatro, contempla el pago de un canon anual al Consistorio de 41.189 euros.

Terraza del nuevo chiringuito.
Terraza del nuevo chiringuito. / G. B.

Tres jóvenes entre los 29 y 32 años –Víctor Redondo, Carlos de Andrés Montalvo y Carlos Rodríguez– conforman este equipo empresarial, que emplea ya a 37 personas y que ha logrado un notable éxito con los dos restaurantes que regentan, abiertos en 2016 y en 2018. «Queremos que sea un chiringuito del siglo XXI, es un espacio único en Valladolid y se le puede sacar mucho partido», comentan estos emprendedores, quienes ya planean actividades complementarias en este enclave como clases de ‘spinning’ o yoga y conciertos de pequeño formato para amenizar el vermú o las veladas. «Ya hay grupos que se han puesto en contacto con nosotros para programarlas», apuntan los jóvenes.

El diseño del local sigue la línea marcada en sus otros dos negocios. Exotismo, decoración de estilo africano y calidez en la iluminación. Durante las comidas y las cenas, más claridad. Para las sobremesas, penumbra, focos y música ambiente para poder charlar. El grupo contratará al menos a veinte personas para atender este local, que se abrirá a la celebración de eventos familiares y de empresa con su área de catering La Cotorra Food Studio. La carta que proponen para el chiringuito está basada en la cocina mediterránea. «Son platos que nos suenan a todos a los que damos una vuelta con nuestro estilo», explican. Entre sus propuestas figura la fórmula ‘non stop’, que de viernes a domingo mantendrá el establecimiento abierto desde el desayuno hasta las copas de la noche con diferentes propuestas culinarias, de coctelería y animación.

Interior del local.
Interior del local. / G. B.

El proceso de adjudicación se resolvió el pasado 13 de septiembre. A la concesión, que tramitó la Concejalía de Hacienda, se presentaron cinco ofertas. Un mes después se formalizó. Fue entonces cuando arrancó el desmantelamiento del antiguo local, que contaba con un cuerpo principal, una tarima para la terraza y una caseta anexa de aseos, tras expirar la anterior concesión, que ha estado en vigor durante el último decenio. Frente al éxito de este espacio, cerca, en el paseo central del parque de Las Moreras, sigue sin uso el antiguo restaurante Los Álamos, otro edificio de propiedad municipal, cuya último concesión finalizó hace siete años, en 2011. El Ayuntamiento ha intentado en varias ocasiones volverla a sacar, pero no ha recibido ofertas para su explotación, a pesar de su, en principio, atractiva ubicación. El inmueble presenta un avanzado estado de deterioro por la falta de uso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos