La nueva residencia de Siete Iglesias estará lista «como tarde» en 2021

Solar sobre el que se construirá la nueva residencia de ancianos de Siete Iglesias de Trabancos. /El Norte
Solar sobre el que se construirá la nueva residencia de ancianos de Siete Iglesias de Trabancos. / El Norte

Las obras, que comenzarán «en los próximos días», costarán «unos 400.000 euros» y serán financiadas por el Ayuntamiento

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

No era uno de sus «objetivos prioritarios» cuando llegó a la Alcaldía de Siete Iglesias de Trabancos en 2011. Ni tan siquiera figuraba en su programa electoral. La construcción de una residencia de ancianos, en definitiva, «no entraba» en los planes de la regidora de esta localidad vallisoletana, María Dolores García (CI-CCD). En su lugar, dice, plantearon levantar una «casa tutelada» para «que la gente del pueblo tuviera un lugar para pasar el día». Ese proyecto se ajustaba «más» a las pretensiones iniciales: un presupuesto «alto, pero asequible» –unos 150.000 euros– y con la posibilidad de recibir hasta el 20% del coste total en subvenciones. «En un primer momento queríamos que fuera una casa tutelada por el hecho de que la residencia es muchísimo más costosa, pero como no pudimos llevarlo a cabo porque únicamente está dirigido a personas con discapacidad nos dijimos: 'venga, para adelante con esto'», argumenta García.

La realidad es que el proyecto ya está en marcha. «Casi un mes después» del replanteo, y con «todo preparado», está previsto que las obras comiencen «en los próximos días». «No creo que tardemos mucho en empezar a construir. Si por mi fuera ya estaba hecha, pero estos temas burocráticos son lentos»», sostiene la alcaldesa.

«Si todo va bien», dice García, esperan que el centro de mayores esté «acabado» el próximo año. A más tardar, para 2021. «Como muy tarde yo creo que estará listo en dos años», matiza. La residencia será edificada sobre un terreno de propiedad municipal –el antiguo campo de fútbol– y supondrá un coste de «unos 400.000 euros», que serán financiados «en principio y en su totalidad» por el Consistorio arropero. «De momento lo costearemos nosotros solos, y más adelante nos plantearemos la posibilidad de pedir alguna subvención a Junta o Diputación», apostilla.

Un municipio cada vez más vaciado y «envejecido»

Siete Iglesias de Trabancos es uno de esos pueblos que forman parte de la España vacía. No solo está «totalmente envejecido», sino que también se está quedando «sin gente». Sus calles, cada vez más desiertas; sus vecinos, «cada vez más mayores». «La mayoría de la gente que vive aquí es mayor, está jubilada», indica la alcaldesa, María Dolores García. A ello, además, tal y como apunta la regidora, hay que añadir la «marcada disminución» de su población en los últimos años.

Según las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE), en tal solo un año, entre 2017 y 2018, el municipio vallisoletano perdió 25 empadronados, es decir, al 6% de su población. Desde una perspectiva más amplia, en los últimos ocho años Sieteiglesias ha llegado a perder hasta el 22%de sus habitantes censados (124 en total). «Nos está afectando bastante, pero estamos intentando paliarlo», concluye.

Reconoce que «es mucho dinero» para un pueblo como Siete Iglesias, de tan solo 431 habitantes censados en 2018. Sin embargo, cree que la «buena gestión» municipal es un aval para poder «mantenerlo y financiarlo». «Las arcas del Ayuntamiento están saneadas, por lo que lo mismo que podemos hacer otras cosas, podremos sacar esto adelante», subraya.

Esta nueva residencia tendrá «todo tipo de comodidades» para sus inquilinos. Además, la intención es que también ejerza como centro de día. «Queremos abrir todas las posibilidades; por ejemplo, un comedor para aquellos que no tengan la posibilidad de hacerse la comida», incide la regidora. Aún quedan cuestiones pendientes de determinar, como los puestos de trabajo que se crearán, pero García asegura que ya han fijado el número de habitaciones que habrá: «entre doce y quince, con posibilidad de ampliarlo en un futuro, según la demanda». En este sentido, la alcaldesa puntualiza que también habrá instalaciones como gimnasio, sala de estar y jardín. «Habrá uno propio, pero estará ubicada en la zona de ocio del pueblo, cerca de las piscinas, el colegio, el parque infantil... ».

«Revulsivo»

La apertura de la nueva residencia de ancianos será un «revulsivo» para Siete Iglesias de Trabancos. Uno de los objetivos, según García, es «fijar empleo y población y tener servicios». «Una suma de todo», en definitiva. Creen que «si los padres se quedan en la residencia», los hijos pueden tener el aliciente de «quedarse en esas casas y rehabilitarlas». «Es también una estrategia para atraer población, que lo necesitamos», asevera.

Otra de las razones es que «muchos mayores» se marchan a los centros de pueblos cercanos como Nava de Rey, a casi once kilómetros de distancia. «Nuestra idea era que los ancianos no cambien sus hábitos de vida, que el día que les haga falta no se tengan que mover hacia otro sitio», concluye la alcaldesa.