La nueva Ley de Contratos retarda las obras previstas en los Planes Provinciales de Valladolid

Obras de construcción de la Casa de la Música y el Teatro en Arroyo de la Encomienda en noviembre de 2018. /Jota de la Fuente
Obras de construcción de la Casa de la Música y el Teatro en Arroyo de la Encomienda en noviembre de 2018. / Jota de la Fuente

Los municipios ejecutan el 54% de las inversiones acogidas al programa de la Diputación

EVA ESTEBANValladolid

La Diputación de Valladolid afronta la recta final de la legislatura con un balance «bastante positivo» en lo relativo a la asistencia y cooperación con los municipios de la provincia. Así lo reconoce el responsable del área, Alberto Collantes, al mismo tiempo que asegura que los pueblos «siempre han sido una prioridad». «El objetivo que teníamos era ayudar lo máximo posible y en la medida justa a todos los pueblos de la provincia y, como no podría ser de otra manera, creemos que así ha sido», argumenta.

Lo cierto es que los datos le avalan. Según el balance provisional del Plan Bienal de Cooperación 2018-2019 y del Plan Anual de Subvenciones, hasta este mes de febrero, se han concluido un total de 275 obras, el 54% de las previstas y que han supuesto un montante de 4.745.400 euros, el 21% de la inversión total.

Sin embargo, estas cifras podrían ser mayores de no ser por el «desconcierto» que ha provocado en los ayuntamientos la nueva Ley de Contratos del Sector Público, en vigor desde noviembre de 2017. Según sostiene Collantes, el hecho de que los consistorios no supieran «qué hacer exactamente», «que tuvieran dudas e inseguridades», ha influido «en cierta manera» en la celeridad de los procesos. De hecho, 97 obras, cuya partida asciende a 5,3 millones, están a día de hoy pendientes de ser tramitadas. «Ha habido más dificultades de los habitual, por eso las cifras se han incrementado de esta manera».

Más información

En noviembre de 2017, una moción del grupo socialista permitió incrementar en un millón la partida destinada a los pueblos (21,2 millones en 2017 y 22,5 en 2018), y aunque los ayuntamientos, «los principales beneficiados», vieron incrementada su partida en torno a 4.000 euros, Collantes insiste en que la forma de trabajar «no ha cambiado en nada». La «gran» prioridad, dice, «siempre» ha sido mejorar y renovar la red de abastecimiento de todas las localidades que se benefician de estas ayudas. «Queríamos que todos los municipios, ya fueran más grandes o más pequeños, tuvieran una red y una depuradora en condiciones», apunta. La apuesta por el Ciclo Integral del Agua ha sido más que evidente: se destinaron casi dos millones de euros a estas labores, y a pesar de que han «avanzado mucho, aún queda bastante por hacer». «De qué nos sirve que se depure el agua si luego las redes están rotas; eso no puede ser», lamenta el responsable.

Las cifras

275
obras finalizadas con una inversión de 4,74 millones de euros. Del total de 505, suponen el 54%.
97
proyectos con un coste de 5,2 millones se encuentran en la actua

Sin embargo, si hay algo por lo que se han caracterizado los Planes Provinciales ha sido por el aumento de la participación de la institución provincial en cuestiones que, en «otras circunstancias», hubieran asumido los ayuntamientos. El motivo nuevamente ha sido la nueva Ley de Contratos ya que, tal y como afirma Collantes, de las 274 acometidas de más de 18.000 euros que se han ejecutado, la Diputación ha asumido «cuarenta o cincuenta más» que en años anteriores.

A pesar de las piedras que se han ido encontrando en el camino, el responsable del área de Asesoramiento y Cooperación a Municipios se muestra «satisfecho» con el resultado final. Asegura que, mientras esté en su mano, seguirán apostando por que todas las localidades «tengan la mejor red de agua posible». «No nos quedan cuentas pendientes de cara a futuros planes. En líneas generales, han sido muy completos», subraya.

Reparto por población

Los importes de los Planes Provinciales se distribuyen en función del número de habitantes. Por tanto, a mayor población, más cantidad recibirán los consistorios de la Diputación. En esta ocasión, catorce municipios (Aldeamayor de San Martín, Arroyo de la Encomienda, Boecillo, Cabezón de Pisuerga, Cigales, La Cistérniga, Íscar, Medina de Rioseco, Mojados, Santovenia de Pisuerga, Simancas, Tordesillas, Tudela de Duero y Zaratán) han percibido el 38,93% del total, un porcentaje que equivale a 8,7 millones.

Todos ellos, además de destinar la mayor parte de sus inversiones a la renovación de redes de abastecimiento, la construcción y modernización de parques públicos y la urbanización de calles, tienen en común un aspecto:son poblaciones con menos de 20.000 habitantes, algo que les permite permanecer «bajo el paraguas de la Diputación» y recibir «cantidades tan grandes». «Tienen esa ventaja, pero de cara a los próximos Planes, por ejemplo, Arroyo se quedará fuera porque ya están al límite de esa cifra», indica. «Han tenido suerte porque se han llevado el proyecto estrella de los actuales Planes Provinciales. Pronto haremos una visita a su Casa de la Música y el Teatro». A día de hoy, al margen de este 'amparo', solo hay cuatro núcleos de población en toda la provincia: la capital, Medina del Campo, Laguna de Duero y, desde el pasado 15 de julio, Arroyo de la Encomienda.

Un millón y medio para la Casa de la Música y el Teatro de Arroyo
El alcalde de Arroyo de la Encomienda, José Manuel Barrio. / Ramón Gómez

. La Casa de la Música y el Teatro de Arroyo de la Encomienda será una realidad este verano. Era «una de las joyas» del programa electoral del equipo de Gobierno encabezado por José Manuel Barrio (PP), y aunque «lo más seguro» es que no esté finalizada antes de que acabe la legislatura -en un principio su inauguración estaba prevista para mayo, pero la «complejidad» de las acometidas está retrasando el proceso-, el regidor se muestra «satisfecho» porque sus vecinos puedan disfrutar «de algo tan necesario como era tener un auditorio en condiciones». «Es algo completamente necesario en un municipio como el nuestro, donde hay tantos músicos y además tenemos un referente en toda la provincia como es la Banda Sinfónica», argumenta Barrio.

Pero esta agrupación no será la única que resultará beneficiada de este proyecto tan ambicioso. El centro también albergará «numerosas salas» para que ensayen los grupos teatrales y permitirá «traer muchísimas más actuaciones culturales a la localidad. Según cuenta Barrio, el reducido aforo del auditorio municipal -190 plazas- limita «muchísimo las posibilidades». «No tenemos más que eso, y estoy seguro que con la Casa de la Música y el Teatro la vida cultural de Arroyo se va a multiplicar».

«Después del Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid», dice el alcalde, no habrá «otra cosa como ésta» en la provincia. Es un proyecto «muy ambicioso», tanto que, incluidas todas las modificaciones, costará «como máximo» seis millones de euros, de los cuales la Diputación, a través de los Planes Provinciales, ha aportado 1.465.400€, la mayor inversión de la institución (6,54%) estos dos últimos años en estos programas.