Recetas divergentes contra el nacionalismo: desde un referéndum nacional a la intervención

De izquierda a derecha, Jaume Vives, Jesús Quijano, Maite Pagazaurtundúa y Diego Castro durante la mesa redonda./ RODRIGO JIMÉNEZ
De izquierda a derecha, Jaume Vives, Jesús Quijano, Maite Pagazaurtundúa y Diego Castro durante la mesa redonda. / RODRIGO JIMÉNEZ

Los cursos de verano de la UEMC reúnen a Jaume Vives, Jesús Quijano y Maite Pagazaurtundúa en un intento vano por encontrar soluciones al conflicto político en Cataluña

MIRIAM CONDE@miryconde Valladolid

Tolstói decía en su obra cumbre 'La Guerra y la Paz' que «hay tantas mentes como cabezas». Moderados por Diego Castro, secretario general de Jóvenes Europeos Federalistas, Maite Pagazaurtundúa, Jesús Quijano y Jaume Vives protagonizaron una mesa redonda llena de controvertidas opiniones sobre el nacionalismo catalán que no han dejado indiferente al público asistente. No es ninguna sorpresa ya que ayer, en la apertura de los cursos de verano de la Universidad Europea Miguel de Cervantes, también se vivió una jornada en la que la forma de entender el feminismo trajo sus polémicas.

No tanto la parte de diágnostico, pero sí la de soluciones fue la que trajo discrepancias entre los ponentes. «Lo que hay que hacer es controlar los medios públicos y la educación», afirmó el periodista y activista de Resistència Catalana, Jaume Vives. «Los medios dan un mensaje favorable al referéndum para estar en primera línea». Otra de las soluciones que propuso el periodista es «el amor», la «única forma de reconstruir los daños sin dejar de lado la lucha de los medios y la educación».

La eurodiputada Maite Pagazaurtundúa respondió al catalán argumentando que «el lenguaje político se puede volver sentimental, el amor no es la solución». Por su parte, Pagaza opinó que «usar los poderes del Estado para atentar contra el propio Estado va en contra de la democracia». El catedrático Jesús Quijano no dudó en rebatir esta idea y lanzar los principios de solución que propone para el problema catalán: «Resistir, actuar, proponer y hacerlo de una determinada forma política». «Debe haber un referéndum constitucional que afecte al territorio nacional con un reconocimiento de los hechos diferenciales, una aclaración de las competencias y una estabilización de los criterios de financiación», comenta Quijano.

Pagaza defendió la Constitución del 78 y la calificó como «bien pensada» y «con fundamento», que el Estado «debe poder defender lo que es el imperio de la ley» y que «es tiempo de revertir la dinámica, como termitas, de los nacionalistas». Por eso, «el Partido Socialista no debe pactar en Navarra con los nacionalistas», refiriéndose a Bildu. Joseba Pagazaurtundúa, hermano de Maite Pagaza, fue asesinado por ETA en el año 2003. «El País Vasco ha vivido la época más peligrosa con el terrorismo de ETA y Batasuna». Por su parte, Jesús Quijano afirmó que «debe haber una reforma de la Constitución. Todavía no ha llegado a los derechos personales, solo a los políticos y sociales», frase que no tuvo gran aceptación por el público ya que varios asistentes le increparon en la ronda de preguntas posterior. La respuesta de Maite Pagaza fue: «El Estado tiene que ser más fuerte en algunas cuestiones para garantizar el futuro de nuestros hijos. Cuando la población se acostumbre a esos límites, ya se debatirá la reforma».

«Nos estamos acostumbrando a no concebir la amistad con los ideológicamente contrarios a nosotros», concluyó el periodista Jaume Vives.