Estos son los municipios de Valladolid afectados por el cambio de frecuencia de la TDT

Un técnico prepara una antena de televisión en el barrio vallisoletano de Delicias, en una imagen de archivo. /G. Villamil
Un técnico prepara una antena de televisión en el barrio vallisoletano de Delicias, en una imagen de archivo. / G. Villamil

La adaptación al despliegue del 5G tendrá un especial impacto sobre los edificios colectivos

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

Marzo de 2010. Los últimos repetidores que transmitían la señal analógica de televisión en España fueron apagándose poco a poco. El llamado apagón analógico era una realidad. La televisión del futuro había llegado al presente. El inicio de la última fase del Plan Técnico Nacional de la Televisión Digital Terrestre aceleró el fin de estos aparatos en su formato tradicional. Era un reto de dimensión europea que debía estar consumado cuanto antes. La provincia de Valladolid dio el salto final un mes antes, en febrero de ese mismo año. Hace cuatro, en 2015, se inició un nuevo periodo para dejar paso a la tecnología 4G. Completado el primer dividendo digital, que se ha extendido hasta la actualidad, ha llegado el momento de liberar el segundo, que no es más que desocupar la banda de los 700 megahercios para habilitar espacio en ella y permitir el despliegue de futuras redes ultrarrápidas de telecomunicaciones 5G.

Un cambio más. El segundo desde la llegada de la Televisión Digital Terrestre (TDT). Se desconoce si será definitivo, pues el Gobierno asegura que esta cuestión no se abordará, al menos, hasta «2022 o 2023», cuando se celebre la próxima Conferencia Mundial de Radiocomunicación de la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Lo que sí es seguro es que no habrá más adaptaciones durante la próxima década. El proceso de encendido de las nuevas frecuencias comenzó en diferentes partes del país a finales de julio, pero ahora, casi dos meses después, esta transformación ha llegado a Valladolid. Un total de 129 municipios de la provincia, incluida la capital, tendrán que hacer frente a un ajuste que estará dividido en dos fases.

La primera, que comenzó la semana pasada, el 18 de septiembre, se prolongará durante un periodo máximo de tres meses, es decir, hasta diciembre de este mismo año. En ella están encuadradas 129 localidades, entre las que figuran la capital y principales poblaciones como Medina del Campo, Tordesillas, Laguna de Duero, La Cistérniga, Arroyo de la Encomienda, Tudela de Duero e Íscar, entre otras. Asimismo, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno, afectará a un total de 9.374 edificios. Traducido a vecinos, 312.549 usuarios vallisoletanos tendrán que ajustar sus instalaciones o resintonizar sus canales de Televisión Digital Terrestre desde ya.

Estos son los municipios afectados

La transición ya está en marcha, pero el subdelegado del Gobierno en la provincia, Emilio Álvarez, aconseja «esperar» a que las empresas instaladoras den la voz de alerta sobre cuándo debe llevarse a cabo. Según confirma, la resintonización puede llevarse a efecto «desde ya mismo, aunque el Gobierno aconseja que se realice en el último momento». «Es lo más prudente», sentencia.

El motivo, tal y como comenta, es porque la televisión «no va a dejar de verse en ningún momento y los técnicos tienen que ir trabajando y ver cómo evoluciona». En caso de que su televisor no emita adecuadamente la señal, será «por otras anomalías, no por esto». «No creo que vaya a haber mucho trastorno para la gente», apunta Álvarez. Hasta la fecha límite, los aparatos recibirán las frecuencias o bien por el sistema habitual hasta el momento o por el nuevo. Es el denominado 'simulcast', la emisión simultánea de un canal de televisión, en dos frecuencias distinta, para garantizar que el ciudadano tenga tiempo de adaptarse al nuevo canal.

La adecuación a las nuevas frecuencias de las cadenas de televisión tendrá un especial impacto sobre los edificios colectivos y comunidades de vecinos. En este caso, tendrán que ajustar la instalación comunitaria a las nuevas frecuencias de la TDT y, durante el tiempo que duren las emisiones simultáneas, cada vecino deberá resintonizar los canales en sus correspondientes televisores, ya que de lo contrario podrían perder la recepción.

Subvenciones

El administrador de la finca o el presidente de la comunidad tendrá que ponerse en contacto con una empresa instaladora de telecomunicación para realizar las modificaciones oportunas. Asimismo, para compensar los costes derivados de estas actuaciones, el Gobierno ha puesto en marcha una línea de subvenciones, cuyo plazo se abre el jueves 26 de septiembre. La cuantía oscila entre los 104,3 y los 677,95 euros, dependiendo del tipo de infraestructura instalada previamente.

Aquellos que vivan en domicilios unifamiliares, por su parte, lo tendrán «menos complicado». Basta con una simple resintonización de los canales con el mando a distancia para acoplarse al nuevo sistema. Esta operación, además, no conlleva ningún coste. En el caso de la provincia, el diputado delegado del área de Nuevas Tecnologías, Alfonso Romo, recordó que en Valladolid «la mayoría de la población es rural» y, por tanto, «hay muchas viviendas unifamiliares». «El impacto ha de ser mínimo», apostilló.

Para resolver cualquier tipo de dudas, los usuarios podrá realizar a través de la página web http://www.televisiondigital.es/ y en los teléfonos 901 201 004 y 910 889 879.

La resintonización de los pueblos restantes, para 2020

La segunda fase de adaptación al despliegue tecnológico del 5G en Valladolid se llevará a cabo durante el primer trimestre del año que viene. Engloba a los 96 municipios restantes y la mayoría, ubicados al noroeste, colindan con el sur de la provincia de León. Precisamente por esta proximidad, estas localidades se sumarán al cambio cuando lo haga León. El resto, los pueblos de la comarca de Peñafiel, harán lo propio cuando llegue el turno de Burgos y Soria, según confirma el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez.

Hasta que llegue el momento, estos vallisoletanos, unos 207.300, no tendrán que hacer «absolutamente nada». «Se ha hecho así, como es lógico, por proximidad, y hasta que llegue el momento no tendrán que hacer nada, podrán ver la televisión como hasta ahora», asegura. Cuando esto se produzca, deberán hacer exactamente lo mismo: los de las viviendas unifamiliares, resintonizar los canales con el mando del televisor, y los edificios comunitarios, realizar las modificaciones pertinentes.

En cualquier caso, en poco más de seis meses toda la provincia de Valladolid estará adaptada al despliegue de redes ultrarrápidas de telecomunicaciones 5G.