Una multitudinaria reyerta acaba con nueve detenidos y el destierro voluntario de un clan en Tordesillas

Los guardias civiles median en la pelea entre clanes ocurrida el domingo en Tordesillas./El Norte
Los guardias civiles median en la pelea entre clanes ocurrida el domingo en Tordesillas. / El Norte

Los guardias civiles tuvieron que proteger a los doce miembros de la familia que decidió de forma voluntaria salir de la localidad

J. Sanz
J. SANZValladolid

Los gritos, los golpes y las carreras se sucedieron desde primera hora de la mañana del domingo en una plazoleta situada en la parte posterior del cuartel de la Guardia Civil de Tordesillas. Allí los primeros testigos alertaron a los agentes (guardias y policías locales) de la presencia de más de una veintena de personas que estaban protagonizando un violento altercado a las 9:20 horas. Así que los agentes, a su llegada, se encontraron con el tumulto y acabaron identificando y deteniendo (en calidad de investigados) a siete personas. Cuatro eran de un clan y tres de otro. La discusión, al parecer, tuvo su origen en desavenencias económicas entre las familias a cuenta de los trabajos como temporeros que todos ellos realizan en el campo.

La pelea, que concluyó sin lesionados de consideración gracias a la rápida intervención policial, no terminó ahí y esa misma tarde uno de los clanes tuvo que ser escoltado por un amplio dispositivo de guardias civiles hasta la estación de autobuses después de que ellos mismos decidieran voluntariamente marcharse de la localidad para evitar problemas y regresar a su país natal –todos los implicados eran de origen búlgaro–. Durante ese operativo fueron detenidas dos personas más, pertenecientes al clan que se quedó en el municipio, por resistencia a la autoridad, según confirmaron ayer fuentes de la Benemérita.

La pelea entre clanes, cuyos integrantes no habían causado problemas reseñables en la localidad hasta la fecha, según confirmaron fuentes municipales, comenzó a partir de las nueve de la mañana en la plaza de Castilla y León: «Se trata de dos familias de temporeros que tuvieron una fuerte discusión por algún tipo de deuda contraída entre ellos», según todos los indicios, fruto de sus peonadas en el campo, apuntaron fuentes de la investigación.

«Son dos grupos de temporeros que discutieron por algún tipo de deuda entre ellos»

El caso es que los policías locales y los guardias civiles tuvieron que mediar para separar a la veintena larga de participantes en este primera pelea y establecieron después un dispositivo de vigilancia en torno a las viviendas de los implicados hasta que una de las familias, integrada por doce personas, incluidos algunos menores de edad, anunció su intención de marcharse del municipio con destino a la capital –se fueron esa misma tarde en autobús– y, a continuación, a su país natal.

Los guardias civiles, que tuvieron que separar y dispersar en varias ocasiones a los implicados, escoltaron a los 'desterrados' hasta la estación para facilitar su salida y acabaron deteniendo a otros dos miembros del clan rival por resistencia. El encontronazo, al menos, se saldó sin heridos de consideración.