Una mujer será juzgada en Valladolid por herir en el cuello con unas tijeras a su amante, un agente de Policía

Una mujer será juzgada en Valladolid por herir en el cuello con unas tijeras a su amante, un agente de Policía

La Fiscalía pide diez meses de cárcel por lesiones y la acusación particular diez años por tentativa de homicidio

El Norte
EL NORTEValladolid

Una mujer, M. E. L., será juzgada en Valladolid por herir con unas tijeras en el cuello a su amante, un funcionario policial. Al parecer, cuando se produjeron los hechos el hombre quería poner fin a la relación sentimental porque se había enterado de que ella estaba casada.

El incidente, ocurrido en marzo de 2018 en el piso del lesionado -en un pueblo próximo a Valladolid- recayó inicialmente en el Juzgado de Instrucción número 1 de la capital, pero luego pasó al Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 porque la mujer denunció al agente de policía por agresión.

Practicadas las diligencias correspondientes, la denuncia de ella fue sobreseída en abril de 2018 -lo ratificó la Audiencia de Valladolid de conformidad con el Ministerio Fiscal-, y únicamente quedó abierto un procedimiento contra la mujer por la agresión con las tijeras en el juzgado de Instrucción 1.

Así, M. E. L. deberá finalmente ocupar el banquillo para responder del delito de lesiones que le imputa la acusación pública y de la tentativa de homicidio y denuncia falsa que dirige contra ella la acusación particular, con peticiones de pena de entre diez meses y diez años de cárcel, respectivamente.

Los hechos se produjeron a primera hora del día 26 de marzo de 2018, cuando la acusada, que había mantenido una relación meramente sexual con el policía a la que este puso punto y final tras comprobar que ella estaba casada, acudió al piso de su examante para que retomara la relación, como así le había pedido insistentemente a través de llamadas y mensajes.

Tras llamar de manera insistente al timbre, él accedió finalmente a que ella entrara en la vivienda y una vez dentro se inició una discusión entre ambos. En un momento dado M. E. L. sacó de su bolso unas tijeras de grandes dimensiones y las dirigió contra su examante rozándole el cuello.

Persecución por la vivienda

La mujer persiguió por la vivienda al agente, que cerró la puerta del salón golpeando con ella a su perseguidora, si bien esta logró entrar, pretendiendo lanzar más golpes con la tijera, lo que provocó que se iniciara un forcejeo entre éstos que concluyó cuando el herido logró inmovilizar a la acusada y avisar a la Guardia civil.

Como consecuencia de estos hechos, el agente sufrió herida cortante superficial en palma de la mano derecha, herida en codo izquierda, puntada superficial en cara lateral del cuello y artritis traumática del cuarto dedo de la mano derecha, lesiones que precisaron para su sanidad una primera asistencia facultativa, tardando en curar 20 días de perjuicio exclusivamente básico.

En su escrito de calificación provisional, al que tuvo acceso Europa Press, el fiscal solicita para la mujer una condena de diez meses de cárcel, la prohibición de la acusada de aproximarse al lesionado a una distancia de 500 metros, así como de acercarse a su domicilio, lugar de trabajo y comunicarse con él por cualquier medio (escrito, telemático, telefónico) durante el tiempo de un año y diez meses, además del pago de las costas procesales.

En concepto de responsabilidad civil, solicita el pago en favor del perjudicado de una indemnización de 50 euros por cada uno de los 20 días que tardó en curarse, así como abonar al SACYL la cantidad que se determine por la asistencia sanitaria prestada.

La acusación particular, por su parte, solicita diez años de prisión por homicidio en grado de tentativa y, subsidiariamente, dos años y medio por lesiones, y seis meses de cárcel por denuncia falsa, así como, en concepto de responsabilidad civil, el abono al policía de 1.660 euros por los daños causados y otros 4.000 euros por daños morales.