Muere Hipólito Durán, prestigioso cirujano y exrector de la UVA

Hipólito Durán./El Norte
Hipólito Durán. / El Norte

Miembro de la Real Academia Nacional de Medicina, que llegó a presidir, el vallisoletano falleció el pasado domingo en Madrid

Enrique Berzal
ENRIQUE BERZALValladolid

Hipólito Durán Sacristán, uno de los cirujanos españoles más prestigiosos de la segunda mitad del siglo XX, falleció el pasado domingo en Madrid a los 93 años. Aunque sus padres eran oriundos del municipio abulense de Poyales del Hoyo, Hipólito Durán nació en Valladolid el 20 de julio de 1924. Aquí cursó el Bachillerato con notas brillantes y se licenció en Medicina en 1948, obteniendo el Premio Nacional de Medicina de Fin de Carrera al mejor expediente de todas las Universidades españolas.

Fue discípulo del profesor Rafael Vara López, bajo cuyo magisterio ejerció como profesor ayudante de clases prácticas. Durante su dilatada trayectoria completó su formación en Inglaterra, Holanda y Estados Unidos. En 1954 se trasladó a Madrid, donde obtuvo el grado de doctor y el nombramiento de médico interno por oposición, más el de profesor adjunto de Patología y Clínica Quirúrgica. Cinco años después, en 1959, obtenía la Cátedra en la Facultad de Medicina de Valladolid, de cuya Universidad fue rector entre 1960 y 1963. En esta ciudad tuvo además una consulta privada, célebre por la profesionalidad en el trato y por la atención a enfermos de recursos variados, no obstante su máxima era: «Primero curar, después lo demás».

Considerado el paradigma del cirujano general, en 1968 obtuvo la Cátedra de Patología Quirúrgica de la Universidad Complutense de Madrid y al año siguiente fue elegido para dirigir la Escuela Profesional de Traumatología. Desde su cátedra madrileña contribuyó a la dotación de plazas para la especialidad clínica (cirugía) de la recién creada Facultad de Medicina del País Vasco. Su vasta nómina de discípulos abarca prestigiosos especialistas, como Amador García Blanco, José Luis Perrote Gómez, Jaime Méndez, Luis García Sancho, Fidel Gómez de Enterría, Luis Antonio Echavarri Íñigo, Jesús Álvarez Fernández Represa y Luis Fernández Portal.

Ocupó la Medalla N º 39 de la Real Academia Nacional de Medicina, donde ingresó en 1975 y donde fue vicepresidente (1988-94), presidente (1994-2002) y presidente de honor, y era académico de Honor de la Asociación Española de Cirujanos, de la Sociedad Española de Oncología y de las Academias de Medicina y Cirugía de Valladolid y de Ciencias Médicas de Bilbao y de Cantabria. Figura como el primer científico español en ocupar la presidencia de la Federación Europea de Academias Nacionales de Medicina e Instituciones de la Unión Europea (1999).

Miembro de varias Sociedades de Cirujanos, españolas y americanas, y Doctor honoris causa por la Universidad del País Vasco (1999), en 1994 obtuvo el Premio Virgili de la Sociedad Catalana de Cirugía, y en 2006, el Premio Nacional de Cirugía Pedro Virgili por el Ayuntamiento de Cádiz. Era Medalla de Oro de la Academia Nacional de Medicina de Francia, Gran Cruz de la Orden Civil de Sanidad (1999) y Medalla al Mérito en el Trabajo en su categoría de oro (2001). Había dirigido más de un centenar de tesis doctorales y publicado más de 200 trabajos científicos de su especialidad. Entre sus obras sobresalen los tres tomos de su ‘Patología y Clínica Quirúrgica’. Por decreto de 21 de diciembre de 2001, el Ayuntamiento de Valladolid puso su nombre a una calle del Barrio de Belén.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos