El espíritu motero despierta en Tordesillas

La estampa del desfile de antorchas, precedido por fuegos artificiales, resultó ser de nuevo una de las imágenes más brillantes de la cita tordesillana. /
La estampa del desfile de antorchas, precedido por fuegos artificiales, resultó ser de nuevo una de las imágenes más brillantes de la cita tordesillana.

Motauros se consolida como la gran cita de invierno, aupada por el buen ambiente vivido ayer

MÓNICA MUÑOZtordesillas

El sol, el buen ambiente, la mejora de las instalaciones y la organización y, cómo no, el hasta luego de Pingüinos, han hecho posible que la XVI edición de Motauros se dirija a batir su récord histórico y ganar cada vez más adeptos. Todavía queda mucho por mejorar, nunca llueve a gusto de todos, sobre todo cuando se concentra a un mismo sitio a más de 12.000 moteros, pero muchos grupos que han acudido a la concentración coincidieron en alabar el trabajo de la organización y de las actividades que se han desarrollado.

más noticias

La comparación con Pingüinos es inevitable. Sobre todo si se tiene en cuenta que bastantes moteros han venido por primera vez el año pasado al suprimirse la concentración motera de Valladolid. Es el caso de José, Patricia y José Manuel, de Madrid y de Vigo. Los tres reconocen que las instalaciones son magníficas, al igual que la carpa para los conciertos. La única pega es la escasez de leña. «No hay para todos, es complicado porque los camiones no pueden entrar hasta la zona de acampada y se acaba enseguida», explican.

La falta de leña es común a otras ediciones. Orlando, de Cantabria, junto a sus amigos Fernando, Óscar y Rosa, lo saben bien. Explican que, además, este año está mojada, lo que dificulta que se queme, pero ellos han venido preparados con sierra y hacha incluidas en su equipaje para ayudar a hacer una buena fogata y no pasar frío por la noche. De hecho, a pesar del sol matutino y la ausencia de lluvia, las temperaturas bajaron hasta los 2 grados bajo cero. Los cuatro lamentan que se deje pasar a la zona de acampada con coches y furgonetas, porque a su juicio se pierde el espíritu de la moto.

Otros se han adaptado mejor al trasiego de turismos y a las instalaciones de Motauros. Son diez miembros de Moto Club Motards Del Rey. Antes también iban a Pingüinos, a pesar de venir de lejos, del Concello de Guarda, de la vecina Portugal. Vienen preparados con una barbacoa de hierro fundido popular en Portugal. En las brasas, carne de cerdo con un corte especial de su tierra. Sus compatriotas de Pinhel, del Moto Club Falcoes de Estrada, se dan la mano en cuanto a la comida, aunque ellos, más de 40, vienen preparados con una foodtruck negra rotulada con sus insignias. Tampoco faltan una buena hoguera y una barbacoa. A este grupo leal a Motauros desde hace 15 años le acompaña su alcalde, un motero que hace todo lo posible por ayudar desde el Ayuntamiento a los aficionados como él. El regidor presume de la concentración motera similar a la de Tordesillas que alberga Pinhel en mayo.

Los que no han tenido que venir desde muy lejos son Iván Revuelta, Iván Ruiz y Cristina Sigüenza. Los tres son tordesillanos y muestran orgullosos una Derbi Antorcha campeona del mundo de 1974. Dicen que es una joya. Muy aficionados a las motos, son adeptos de Motauros desde hace tiempo. Consideran que cada año mejoran las instalaciones y que todos los servicios son de lujo. Incluso, afirman, «hay más leña que otros años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos